Aferrados a los tranquilizantes

Desciende el consumo de todas las sustancias menos de los hipnosedantes, que aumenta un 60%. Su ingesta se dobla en el caso de las mujeres: un 15,5% toma algún tranquilizante frente al 7,6% de los varones

Madrid- El consumo de drogas legales e ilegales se mantiene estable en nuestro país. Incluso se constatan algunos descensos. Así lo refleja el análisis Edades 2011-2012, la Encuesta sobre Alcohol y Drogas en Población General en España elaborada de forma bianual por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y que ha contado con la participación de unas 22.000 personas. Los españoles de entre 15 y 64 años han consumido menos alcohol, tabaco, cannabis y cocaína con respecto a hace dos años. Sin embargo, entre medias se ha «colado» una sustancia que ha escalado puestos: los hipnosedantes. El 11,4% de los encuestados asegura haber consumido algún tipo de somnífero y tranquilizante al menos una vez en los últimos doce meses, lo que supone un aumento del 60% con respecto al anterior estudio (7,1%). Y es que, por primera vez, la ingesta de estas drogas asciende al tercer lugar, superando al cannabis –su consumo es del 9,6%–.

La peculiaridad de estas drogas con respecto a otras es que se adquieren normalmente por prescripción médica en farmacias. Eso sí, desde Sanidad aclaran que la encuesta refleja también aquellos casos en los que se tiene acceso a estos fármacos sin mediar la receta. Así, como explicó el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Babín, se dan casos de «automedicación». O bien que diversos personas dentro de un mismo entorno familiar pueden tener acceso a dicho fármaco.

Problemas de ansiedad

«Es consecuencia del estrés de la crisis, lo que provoca que se receten más hipnóticos y sedantes», explica Bartolomé Pérez Gálvez, psiquiatra del Hospital Clínico de Alicante y especialista en conductas adictivas. Para el experto, el dato revela «que hay un 11% de españoles que tiene problemas de ansiedad». Llama la atención el hecho de que el número de mujeres que recurre a estos métodos –15,3%– duplica al de hombres –7,6%–. Un dato que «manifiesta lo que vemos en la clínica». Además de cuestiones biológicas y sociales, Francisco Recio, director general de la Asociación Proyecto Hombre, señala que la mujer «está sometida todavía a un doble rol: el de ama de casa y el de trabajadora que compite en su puesto». Eso deriva en un «aumento de la carga física y psíquica».

De hecho, el consumo de drogas, tanto legales e ilegales, está más extendido en hombres salvo en el caso de los hipnosedantes. En los varones, la franja de edad que los usa en mayor medida es la que va entre los 55 y los 64 años –11,3%–; en mujeres, la que oscila entre 45 y 54 años –21,3% –. Del consumo ocasional, dice Recio, se corre el riesgo de «superar la barrera». ¿Cuál sería el límite? «Nuestro comportamiento. Que cada vez que tengamos un problema, recurramos a esa medicina y se convierta en una alternativa». En este sentido, desde Proyecto Hombre subrayan que no es complicado «adquirir estos fármacos a través de internet».

En todo caso, la droga ilegal más consumida es el cannabis, que desciende cinco puntos: del 32,1% al 27,% que lo consumieron en el último año. Droga que, además, un 8,2% de los adolescentes de entre 15 y 17 años utilizó en los últimos 30 días. Algo similar ocurre con la cocaína: su prevalencia ha pasado del 2,6% al 2,3%. Y en menores de 15 a 17 años desciende al 1,2%. Con todo, la franja de edad en la que está más presente es la de los jóvenes de entre 25 y 34 años –3,6%–. Sin embargo, Babín subrayó que nuestro país continúa encabezando tanto el ranking mundial en consumo de cocaína –sólo están por delante Argentina y Chile– y, en cuanto al cannabis, está en cabeza en lo que se refiere al consumo en el último mes. Sin olvidar la presencia del policonsumo: el alcohol –en el 90% de estos casos– unido a otra sustancia, una «ruleta rusa» a la que recurren el 31,3% de los hombres y el 27,5% de las mujeres. De hecho, se constata que el alcohol sigue siendo la sustancia más consumida de las llamadas «drogas legales». Si bien el porcentaje ha descendido en dos puntos respecto a la encuesta anterior, tres de cada cuatro personas reconocen haberlo consumido en el último año, y dos de cada tres, en el último mes. Además, el 10% afirma consumirlo a diario. Aunque las borracheras bajan ligeramente, el 10% de los hombres y el 20% de las mujeres se han emborrachado alguna vez en el último año. Sí se observa un incremento en el fenómeno conocido como «binge drinking» o «atracón», práctica reconocida por el 15% de los encuestados en los últimos 30 días, especialmente entre los más jóvenes.

«No se puede constatar, sólo elucubrar, pero podemos deducir que hay una situación económica que tiene que estar pesando. La droga no es gratis. Y cuando hay bonanza económica, se gasta más en sustancias», apunta Recio.

La siguiente sustancia ilegal más consumida es el éxtasis, con un 0,7% de ingesta a lo largo del último año, mientras que el 0,6% y el 0,4% asegura haber tomado anfetaminas y alucinógenos respectivamente. Apenas un 0,1% ha probado la heroína en los últimos doce meses.

¿Y qué ocurre con el tabaco? Ha descendido dos puntos: un 40,2% de los españoles fumó en los últimos 12 meses, lo que supone el nivel más bajo desde 1997 –46,8%–, año en el que se inició la encuesta. Por otro lado, tres de cada diez españoles aseguran haber fumado diariamente en los últimos 30 días.