Aumentan las desapariciones durante las fechas navideñas

Ancianos que podrían haberse desorientado y una embarazada con depresión, entre otros

Salió para acompañar a unos familiares y nunca regresó a casa. José Lamas tiene 81 años y desde el pasado viernes nadie sabe nada de él. Dicen que suele andar con frecuencia pero creen que pudo desorientarse.

Salió para acompañar a unos familiares y nunca regresó a casa. José Lamas tiene 81 años y desde el pasado viernes nadie sabe nada de él. Dicen que suele andar con frecuencia pero creen que pudo desorientarse. Por eso, ahora, temen lo peor. También desde el viernes se encuentra desaparecido un marinero que cayó al mar en Llanes, Asturias. En una zona de acantilados de difícil acceso la búsqueda es desesperada.

Por tierra, mar y aire. Nadia tiene 27 años y está embarazada. Acababa de recibir el alta hospitalaria por una fuerte depresión. Su familia estuvo desde entonces muy pendiente de ella. El sábado, tras un descuido, le perdieron el rastro. En Madrid la buscan ahora sin descanso. En Sevilla, esta anciana de 75 años tenía que ir a la residencia en la que vive su marido, enfermo de alzhéimer, a recogerle para pasar la Nochebuena juntos. Pero nunca se presentó.

Fue su nieto quien denunció la desaparición de la mujer. Tampoco hay rastro de este menor de 15 años. Se llama Erik, mide metro ochenta y es rubio con ojos azules. Nació en Hungría pero habla castellano. Desde el día de Navidad le buscan en Fuenlabrada. Una Navidad en la que aumentan las desapariciones. Amarga para todas aquellas familias que no saben nada de los suyos.

Atlas