Descubren los restos de un posible antepasado del monstruo del Lago Ness

Recreación del aspecto del animal encontrado
Recreación del aspecto del animal encontrado

Un grupo de científicos han descubierto en una playa de la isla de Skye en Escocia el fósil del mayor depredador del océano, que vivió hace 170 millones de años. El hallazgo de los restos se produjo en 1959 pero acaba de ser reconocido como una nueva especie de ictiosaurio, un grupo de reptiles marinos extintos que dominaron los océanos en el periodo jurásico.

Los científicos han llamado a esta nueva especie "Dearcmhara shawcrossi", al unir el apellido (Shawcross), del coleccionista aficionado que donó la muestra al Hunterian Museum de Glasgow y la palabra gaélica para el lagarto marino, "dearcmhara".

El reptil podía medir alrededor de cuatro metros y medio de largo creció en alrededor desde el hocico hasta la cola y estaba armado con una serie de dientes muy afilados. Algunos apuntan a que esta especie mitad cocodrilo mitad delfín ya a que puede tratarse de un antepasado del monstruo del Lago Ness, un animal mitológico del que no se han detectado evidencias reales de su existencia pero que sigue generando mucho debate y sobre el que hay un gran misterio.

Vivió en los mares cálidos y poco profundos alrededor de la costa de lo que hoy es Escocia y se alimentaba de peces y reptiles, posiblemente, más pequeños, dijo a "The Independent"Steve Brusatte, paleontólogo de la Universidad de Edimburgo.

"Durante la época de los dinosaurios, por las aguas de Escocia merodeaban grandes reptiles del tamaño de los barcos de motor. Sus fósiles son muy raros y por primera vez se ha encontrado una nueva especie que era única de Escocia ", dijo el Brusatte.

"Cuando lo comparamos con otros fósiles estaba claro que se trataba de un ictiosaurio diferente a todo lo que habíamos visto antes. No es el fósil más bonito del mundo, pero nos dimos cuenta de que era un espécimen inusual".

Aunque el fósil está incompleto e incluye sólo cuatro huesos del esqueleto del animal, los investigadores identificaron características únicas, como una proyección ósea triangular en uno de los huesos de su extremidad anterior que no se ve en otros ictiosaurios.

Durante el Período Jurásico, gran parte de la isla de Skye estaba sumergida bajo el agua, pero unida al continente. Gran Bretaña era parte de una gran isla situada entre las grandes masas de tierra de Europa y América del Norte. Skye es uno de los mejores lugares del mundo para la búsqueda de fósiles de las criaturas que vivieron durante la mitad del Jurásico, entre 160 y 170 millones años, dijo Brusatte.