Un satélite captará la Tierra como nunca hasta ahora

El Sentinel-2,N LA ya en la Guyana francesa, a la espera de ser lanzado
El Sentinel-2,N LA ya en la Guyana francesa, a la espera de ser lanzado

El nuevo satélite del programa Copérnico de la Comisión Europea ya se encuentra en la Guayana Francesa, desde donde será puesto en órbita el próximo día 12 de junio. Pero el Sentinel-2 no es un satélite más. Está equipado con una cámara multiespectral que ofrecerá una nueva forma de ver nuestro planeta y su vegetación. La Tierra, en definitiva, como ningún satélite la había captado hasta ahora.

El avión de carga Antonov que traía al satélite desde Alemania aterrizó en el aeropuerto de Cayena el 21 de abril por la mañana, bajo un fuerte aguacero tropical.

Viajaba protegido dentro de un contenedor especial con aire acondicionado para asegurar que cumplirá a la perfección su misión, que no es otra que la de proporcionar una “visión en color” para el programa europeo de monitorización medioambiental Copérnico, combinando por primera vez nuevas capacidades multiespectrales con una alta resolución, según informa la Agencia Espacial Europea (ESA) en un comunicado.

Gracias a su huella de 290 kilómetros de ancho y a sus frecuentes revisitas, Sentinel-2 permitirá estudiar cómo cambia la superficie de nuestro planeta con unos niveles de detalle y precisión sin precedentes.

La información recogida por esta misión nos ayudará a comprender mejor las prácticas agrícolas y forestales, y a gestionar la seguridad alimentaria. Sus imágenes permitirán obtener datos clave sobre las plantas, tales como su contenido de agua y clorofila, haciendo posible predecir las cosechas con precisión.

Además de monitorizar el crecimiento de las plantas, esta misión también analizará cómo cambia la cubierta del terreno y cómo evolucionan los bosques de nuestro planeta, y medirá los niveles de contaminación en los lagos y en las aguas costeras.

Sentinel-2A también fotografiará las zonas afectadas por las inundaciones, las erupciones volcánicas y los corrimientos de tierra para contribuir a las labores de ayuda humanitaria y evaluar el alcance de los desastres naturales.

La semana pasada se abrió el contenedor, se instaló el satélite sobre su soporte y se conectó a los ‘equipos de apoyo en tierra’, fundamentales para realizar las últimas pruebas antes del lanzamiento.

“Es fantástico ver como nuestro ‘bebé’ ha llegado sano y salvo después de un viaje tan largo”, comenta Paolo Laberinti, responsable de la campaña de lanzamiento para la ESA.

“Hay que tener en cuenta todos los aspectos del transporte de una carga tan delicada. Planeamos cada detalle del viaje para garantizar que Sentinel-2A llegase en buen estado”.

“Nuestro equipo está deseando empezar a preparar este satélite tan avanzado para su lanzamiento en junio”.

Sentinel-2A será puesto en órbita por un lanzador Vega, cuyo lanzamiento está programado para el día 12 de junio a las 01:52 GMT (03:52 CEST, 22:52 del 11 de junio hora local).