La otra conquista de América

Las mujeres que viajaron al Nuevo Mundo, protagonistas de «El corazón del océano», que estrena Antena 3

Mencía de Calderón (Ingrid Rubio) se enamora de Juan de Salazar (Hugo Silva)
Mencía de Calderón (Ingrid Rubio) se enamora de Juan de Salazar (Hugo Silva)

Con la corriente a favor que ha procurado los formidables índices de audiencia de «El tiempo entre costuras», Antena 3 emprende mañana otro viaje. La tripulación de «El corazón del océano» –Hugo Silva, Ingrid Rubio, Clara Lago, Álvaro Cervantes, Víctor Clavijo– ya está dispuesta a zarpar después de estar amarrada durante dos años desde que finalizó su rodaje. «Es el momento ideal para estrenarla. Es una más que digna sucesora porque está basada en un gran libro de Elvira Menéndez, con una gran historia basada en hechos reales que está sustentada en una importante producción de Globomedia y Series Atresmedia», afirmó durante la presentación de la serie la directora de ficción de Antena 3, Sonia Martínez.

Este relato épico de aventuras tiene como epicentro de la acción a un grupo de jóvenes españolas de extracción humilde que, en el siglo XVI, partieron de España con la intención de hacer las Américas. El trámite para labrarse un destino mejor era esposarse con los curtidos y fogosos conquistadores patrios antes de que se amancebasen con las indígenas. La repoblación del Nuevo Mundo sin mestizajes era un asunto de Estado para Carlos I.

El viaje de estas doncellas iba a durar unos meses y se convirtió en una travesía de seis años donde apenas hubo puntos muertos entre ataques de piratas, naufragios, la persecución de los portugueses y, ya en tierra firme el acoso y casi derribo por parte de los nativos... ante tantas desventuras que apenas daban respiro, los protagonistas sólo encontraron aliento en las historias de amor que nacieron entre los expedicionarios y las jóvenes.

Un rodaje accidentado

El rodaje fue igual de proceloso que las vicisitudes que ocurren en la ficción. La expedición de «El corazón del océano» estuvo compuesta por más de 60 actores españoles y colombianos, 1.500 extras, 140 técnicos, 360 trajes de época, más de 150 animales y 4 embarcaciones: la Nao Victoria y el Galeón Andalucía, entre otras, para un rodaje de varias meses, dos de ellos en Colombia. «Era lo más parecido a un ''Gran Hermano'' interpretativo», explicó el productor Manuel Valdivia. Los actores se trajeron de vuelta múltiples picaduras de mosquitos, el ataque implacable de unas hormigas voraces y vestimentas que se pegaban a la piel hasta casi fundirse con ella a causa del 80 por ciento de humedad que había en las tierras colombianas.

Valdivia subrayó que, a la inversa de otras series históricas, «para mi gusto con una puesta en escena demasiado hierática, ''El corazón del océano'' se ha rodado con un ritmo más ágil».

Pero, sin duda, el músculo que fortalece la producción es la tensión intepretativa de sus actores. A Hugo Silva no le abandona el porte y una actitud canallesca como Juan de Salazar, un hombre de vuelta de todo que ve la vida con escepticismo. «Arrastra una enorme decepción ante una suerte que le ha sido esquiva –dice el actor– y tiene un lado oscuro, aparte de una moral distraída. Ése es su punto de partida anímico en la serie, pero como casi sucede siempre en la ficción, y en la vida, no hay mejor antibiótico para desprenderse de esos gérmenes emocionales que enamorarse. Y lo hace posiblemente de la mujer menos adecuada con esos antecedentes: Mencía de Calderón (Ingrid Rubio), una joven viuda que se convierte en el referente moral de las doncellas. «Es una mujer muy leal a la Corona, que acepta esta misión y que se tiene que desenvolver en un mundo de hombres –comentó Rubio–. Es una gran sufridora que no se va a permitir desfallecer y que mantendrá un continúo tira y afloja con Salazar».

«El corazón del océano» es, por el nivel de producción, el rodaje casi en un 95 por ciento en exteriores, y el reparto, la historia –basada en una novela homónima del mismo título– una continuación natural de «El tiempo entre costuras». Como explicó Sonia Martínez: «Había que seguir esa línea. Ha quedado claro que no todo el mundo quiere ver lo mismo y hay un hueco muy grande en estos proyectos tan ambiciosos que se convierten en eventos televisivos». Esta ficción de seis episodios tiene principio, nudo y desenlace, una tendencia que avala Valdivia, que afirmó tajante que «el espectador agradece cada vez más que las historias sean cerradas». Eso sí, durante la presentación se dejó caer la posibilidad de una segunda parte, ya que la autora, Elvira Menéndez, confirmó que estaba escribiendo una segunda parte.

Televisión novelesca

Atresmedia parece sentirse cómoda con las adaptaciones televisivas de «best-sellers»: después del reciente triunfo de «El tiempo ente costuras», ha llegado el momento de la novela de Elvira Menéndez. Pero no se quedan aquí las transformaciones, sino que en 2013 se conoció que el grupo preparaba el salto a la pantalla de «La catedral del mar», de Ildefonso Falcones.