Da a luz en estado de coma y despierta gracias al contacto con su bebé

Sufrió un fuerte traumatismo en la cabeza en accidente de tráfico cuando estaba embarazada de seis meses

Amelia y su bebé Santino Gabriel
Amelia y su bebé Santino Gabriel

El caso de Amelia Bannan, de 34 años, ha sido considerado como un milagro por los médicos. Cayó en coma embarazada de seis meses, fue capaz de dar a luz y despertó cinco meses después.

El caso de Amelia Bannan, de 34 años, está conmocionando a la sociedad argentina. El pasado mes de noviembre sufrió un accidente de tráfico y cayó en estado de coma debido a un fuerte traumatismo en la cabeza. Estaba embarazada de seis meses y la gestación continuó. El día de Nochebuena, todavía inconsciente, tuvo a su hijo Santino Grabriel, a las 34 semanas de gestación y con un peso de 1.890 gramos. Pero nació sano.

La familia quiso que a pesar de su estado debía estar en contacto con su bebé, una situación que podría ser beneficiosa para los dos. Pronto descubrieron que cuando tenía a su recién nacido cerca, se notaba cierta mejoría en su estado. El milagro, como ha sido calificado el caso en la provincia argentina de Corrientes, llegó a primeros de mes, cuando Amelia comenzó a reaccionar. Su familia afirmó que el 6 de abril comenzó a moverse y que llegó a hablar. Durante las primeras horas, cuando le acercaban a su hijo a la cara o al pecho, ella lo cogía y lo abrazaba. Sabía que era su bebé, a pesar de que no lo conocía y de no poder expresar ni decir nada.

Su hermano César compartió la historia en su perfil de Facebook y ha actualizado la información sobre el estado de Amelia desde ese día. "Revolucionó nuestros corazones", indicó en un post, en el que explicaba que las primeras palabras que pronunciaba y que repetía constantemente eran "si", "no"y "amén". Durante ese primer día, intentó articular algunas palabras más pero no se le entendía, a pesar de lo que César afirmaba "a partir de ahora cambian totalmente nuestras vidas".

Durante todo este tiempo, Amelia ha permanecido ingresada en la clínica Neuman, de Posadas, donde ha comenzado a hacer progresos. Según compartía su hermano, el apoyo de su otra hermana Norma, ha sido fundamental para que Amelia haya empezado a comer y a beber sola. "Pidió comer.. Chupetin.. Galletitas.. solita lo hizo", indicaba Gabriel hace tan solo unas horas.