Carola, la actriz que hacía vídeos porno a sus hijas

Huyó de Suecia y fue localizada en Benalmádena (Málaga). Grabó a dos de sus cinco hijos, de 14 y 8 años. El tatuaje de su brazo permitió su identificación.

Huyó de Suecia y fue localizada en Benalmádena (Málaga). Grabó a dos de sus cinco hijos, de 14 y 8 años. El tatuaje de su brazo permitió su identificación.

Ella ya había participado en webcams eróticas: se grababa tocándose a sí misma y lo retransmitía en directo para algún usuario. Así debió iniciarse en el mundo de la pornografía y no tardaría mucho tiempo en darse cuenta de que, lo que realmente daba dinero era la pornografía infantil. Carola es sueca, tiene 35 años, cinco hijos y fue detenida en Benalmádena (Málaga) por producir vídeos pedófilos con al menos dos de sus hijas –de 14 y 8 años– para venderlos en internet.

El arresto se produjo en agosto del año pasado gracias a una investigación de la Guardia Civil tras la denuncia de la Policía sueca. Éstos se dieron cuenta de que varias mujeres estarían utilizando a menores de su entorno para grabar material pedófilo. Se inició así la «operación Kasino», que ha desenbocado en la condena de varias personas por este motivo, entre ellas, la mujer sueca afincada en España. Después de que los agentes suecos iniciaran sus pesquisas, Carola logró huir del país escandinavo con sus hijos (menores de edad) y, antes de recalar en España, había pasado por otros países europeos.

Eurojust activó rápidamente todos los medios para emitir una orden europea de detención y otra de investigación para poder registrar la vivienda donde pudiera estar residiendo.

En Málaga, Carola había estado en Mijas, Fuengirola y, finalmente, Benalmádena, donde los agentes de Delitos Telemáticos de la UCO lograron localizarla gracias a las imágenes que subía en redes sociales una de sus hijas.

A los agentes les costó dar con el domicilio de la mujer, donde vivía con cuatro de sus cinco hijos: tres niñas de 14, 8 y 5 años y un niño de 13. Los vídeos, grabados en Suecia (y por tanto, lugar donde se ha cometido el delito, por eso puede ser extraditada) mostrarían que habría realizado tocamientos con ánimo libidinoso a sus hijas de 14 y 8 años. En los vídeos que se grababa ella sola sí se la veía perfectamente, así como sus tatuajes. Sabedora de que los vídeos con las niñas eran un fuerte delito, en éstos ella nunca mostraba su cara pero el singular tatuaje que luce en un brazo permitió su identificación.

Extradición a Suecia

Tras dar con ella, la mujer fue detenida por orden de la Audiencia Nacional y extraditada a Suecia. Tras haberla tomado declaración y, ayudados por otra serie de comprobaciones, los agentes suecos lograron detener a otras personas. Finalmente todos han ingresado en prisión: los compradores de los vídeos, así como otras mujeres que también habría hecho lo mismo que Carola y habrían grabado a sus hijos obligados a posar en actitudes eróticas o incluso realizándoles tocamientos. Ahora, todos estos menores, ya se encuentran a salvo.

En el momento de la detención, ella vivía con sus cuatro niños en la casa. El más pequeño de todos, el quinto, se quedó en Suecia porque vive con su padre biológico. También parece que se habría «librado», precisamente por ser varón. Los expertos aseguran que el material que mejor se paga en la llamada «deep web» es con niñas.

Entre los juguetes de los menores, típicos de cualquier niño, la Guardia Civil encontró en el domicilio de Benalmádena numeroso material pornográfico. No solo vídeos para comercializar con ellos sino juguetes sexuales que, al parecer, también se dedicaba a vender Carola por internet.

Las autoridades suecas la pasaron a disposición judicial tras la extradición y ahora ha sido condenada a solo seis años de cárcel, en base al Código Penal sueco.