Gomendio defiende ante la UE la reforma educativa para frenar el paro juvenil

La secretaria de Estado de Educación española, Montserrat Gomendio, defendió hoy en el consejo de ministros de Educación la utilidad de la reforma educativa emprendida por el Gobierno de España para luchar contra el paro juvenil y mejorar el nivel educativo en el país. "(La reforma) va a tener efectos a medio y largo plazo, pero si no se inicia inmediatamente va a determinar que más y más generaciones estén abocadas a altos datos de desempleo juvenil, independientemente de cuando supere España la crisis económica", afirmó Gomendio durante un debate con los titulares de Educación de los Veintiocho.

La secretaria de Estado de Educación puntualizó que con una tasa de paro juvenil del 57 % y "en una situación de restricciones presupuestarias muy importantes"es muy complejo elegir entre medidas a corto plazo para atajar el desempleo o iniciativas a largo plazo, como la elegida. Gomendio defendió esta postura durante el consejo de ministros europeos de Educación, Juventud, Cultura y Deporte, que en esta sesión discutió sobre los informes internacionales PISA y PIAAC -que miden el nivel educativo de estudiantes de 15 años y adultos.

Los estudios revelaron que existe un problema de adecuación entre las competencias que adquieren los europeos y las que requiere el mercado de trabajo actual, por lo que el consejo recomendó a los Estados adaptar sus sistemas educativos para favorecer la transición entre el mundo académico y el laboral. En el caso de España, ambos informes la sitúan por debajo de la media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), institución que los elabora.

La secretaria de Estado señaló que los estudios reflejan que el nivel educativo en España se estancó hace veinte años, a partir del momento en que se consiguió que casi el total de la población completase la educación obligatoria, y que la situación no se ha superado pese a que el presupuesto educativo se duplicó en la última década. "Por ello entendemos que el principal problema que tiene (España) no es tanto el nivel de inversión como un problema de reglas del juego", explicó Gomendio en el debate. En el mismo sentido la comisaria de Educación, Cultura, Juventud y Multilingüismo, Androulla Vassiliou, señaló que "la crisis financiera no es la causa de la falta de cualificaciones".

Según los estudios de la OCDE, uno de cada cinco adultos europeos tiene unas habilidades lingüísticas y de cálculo bajas, y uno de cada cuatro no es capaz de usar correctamente las nuevas tecnologías, en una época en que la mayoría de los trabajos exige cierta competencia digital. Por ello instó a impulsar "la calidad y la eficacia de los sistemas educativos europeos".

En esta línea, el Consejo subrayó la necesidad de invertir a largo plazo en la modernización de los sistemas educativos, de forma que se adapten a los cambios para proporcionar las competencias que se exijan en el mercado laboral. Para ello, llamó a ofrecer un acceso igualitario a la educación, así como a potenciar la realización de prácticas en empresas y la formación continua. Asimismo, instó a los Veintiocho a que aprovechen las oportunidades que ofrecen los nuevos métodos de aprendizaje digitales, combinándolos con los tradicionales e invirtiendo en infraestructuras tecnológicas de información y comunicación cuando sea necesario.

Además, los ministros pidieron que se utilicen plenamente los instrumentos financieros comunitarios de nueva generación, especialmente el Erasmus+ así como los fondos estructurales y de inversión para modernizar sus sistemas educativos. Al consejo también asistió en representación de las comunidades autónomas, la consellera catalana de Educación, Irene Rigau.