¿Qué hacer cuando un hijo suspende alguna asignatura para septiembre?

Los padres no deben enfadarse ante los suspensos y el castigo tampoco da resultados

Los padres sufren casi tanto o más que sus hijos cuando las notas del curso son malas. Los expertos recomiendan no enfadarse, ni tomárselo como un drama familiar.

Los padres sufren casi tanto o más que sus hijos cuando las notas del curso son malas. Los expertos recomiendan no enfadarse, ni tomárselo como un drama familiar. No se trata de no dar importancia a los suspensos pero hay que buscar soluciones, entender el motivo de esas calificaciones y animar al niño para que en septiembre apruebe. Los psicólogos dicen que los grandes castigos no consiguen motivar a los estudiantes aunque si se les pueden retirar algunos privilegios. Tampoco son partidarios de los premios porque estudiar no tiene remuneración y es la obligación de los hijos. La clave está en hacer un plan de estudio y no renunciar al tiempo de diversión. Los niños tienen que estudiar y disfrutar del verano para que el estudio dé resultados en septiembre.