El 83,3% considera prioritario atajar la despoblación rural

El 91,3% de los mayores de 55 años cree necesario frenar el éxodo cuanto antes, y sólo el 13% de los jóvenes no lo ve urgente

Si hay un dato capaz de condensar los estragos de este fenómeno demográfico es que los pueblos españoles pierden cinco habitantes cada hora –lo que supone unos 45.000 al año
Si hay un dato capaz de condensar los estragos de este fenómeno demográfico es que los pueblos españoles pierden cinco habitantes cada hora –lo que supone unos 45.000 al año

El 91,3% de los mayores de 55 años cree necesario frenar el éxodo cuanto antes, y sólo el 13% de los jóvenes no lo ve urgente.

Resulta desconocida, quizás porque cada vez queda menos gente que la prodigue. La Serranía Celtibérica, una región montañosa entre Teruel, Guadalajara y Cuenca recibe el sobrenombre de «Laponia del Sur». La razón: su densidad de población, es decir, el número de habitantes que allí viven por kilómetro cuadrado resulta inferior al de la remota zona ártica. En algunos lugares concretos de ese territorio, como los Montes Universales, la cifra apenas llega a un único vecino, rivalizando en despoblamiento con Mongolia. Y no es un caso aislado. Hace tiempo que la España rural ha tomado el camino para convertirse en un erial. Los ancianos fallecen, ley de vida. Sin embargo el relevo generacional que insuflaría savia nueva a las aldeas no llega. Ni se le espera. Teniendo en cuenta que el 60% de los municipios nacionales tienen menos de mil habitantes
–aunque apenas concentran el 3,1% del censo–, los estragos de este éxodo se antojan evidentes. En 14 provincias el 80% de sus localidades se encuentran en serio riesgo de extinción, pues durante el último trienio el retroceso de residentes en los pueblos avanzaba a un ritmo promedio de 45.000 personas menos al año. Nuestro país afronta un problema demográfico de primer orden, pero quizás no seamos lo suficientemente conscientes de ello, si bien el 83,3% considera prioritario afrontarlo de forma urgente. Eso se desprende de la encuesta de NC Report para LA RAZÓN. Ni siquiera la promesa de millonarias inversiones en el campo parece adecuada: casi 6 de cada 10 interpelados no creen que los políticos estén afrontando el problema de modo adecuado. Y hay pesimismo: el 84,9% antoja que el problema se agudizará en el futuro. Mientras que no demos con la receta que nos cure, el mundo rural, alma de España, continará desangrándose.