El Gobierno quiere un límite de 90km/h en las carreteras convencionales

Interior trabaja en «modificaciones puntuales» de la ley de tráfico y renuncia a una reforma integral

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, momentos antes de su comparecencia en el Senado para explicar las líneas generales de la política de su departamento
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, momentos antes de su comparecencia en el Senado para explicar las líneas generales de la política de su departamento

Interior trabaja en «modificaciones puntuales» de la ley de tráfico.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, señaló este martes en el Senado que su departamento trabaja en "modificaciones puntuales"de la ley de tráfico, entre ellas que el límite de velocidad en todas las carreteras convencionales (de un carril por sentido) se iguale a 90 km/h.

Grande-Marlaska anunció esta medida en una comparecencia ante la Comisión de Interior del Senado, donde informó de las líneas generales de la política de su departamento 118 días después de que tomara posesión de su cargo de ministro.

Poco después de asumir la cartera de Interior, Grande-Marlaska indicó en el Congreso de los Diputados el pasado mes de julio que entonces había un incipiente anteproyecto de la ley de tráfico con el que se pretendía "abordar una reforma completa del marco jurídico que regula el tráfico y la seguridad vial", sobre todo en aspectos como la velocidad, el consumo de alcohol y drogas, las enfermedades limitativas de la conducción, la nueva movilidad, la conducción autónoma, las normas de circulación, el permiso por puntos y la educación vial.

Tres meses después, Grande-Marlaska subrayó este martes en el Senado que renuncia a "una reforma integral"de la ley de tráfico y que llevará al Parlamento "modificaciones puntuales"para "resolver problemas concretos", lo que consideró "mucho más adecuado y mucho más razonable".

El ministro recalcó que en 2017 hubo 1.830 muertos y más de 9.500 heridos graves por accidentes de tráfico, con lo que esas cifras se incrementaron por cuarto año consecutivo, además de que España ha bajado a la octava posición entre los países con mejor seguridad vial de la UE. "El Ministerio va a priorizar la seguridad vial sobre cualquier otra consideración en la gestión del tráfico. No estamos dispuestos a negociar el tráfico a cambio de vidas humanas", sentenció.

Homologación con «los países de referencia de la UE»

Uno de los aspectos que propondrá Interior para que den su visto bueno los parlamentarios es igualar a 90 km/h el límite de velocidad en las carreteras convencionales. Actualmente, los vehículos pueden ir como máximo a 100 km/h en las vías con un ancho de arcén de al menos 1,5 metros y a 90 km/h cuando el arcén es inferior a esa distancia.

Con ello, Marlaska indicó que España se homologaría con "los países de referencia de la UE", al tiempo que se simplificaría el cuadro de límites de velocidad y se facilitaría la comunicación a los conductores.

Además, Marlaska subrayó que Interior propondrá actualizar el permiso por puntos 12 años después de su entrada en vigor, teniendo en cuenta que la distracción al volante es ya la primera causa de los accidentes mortales, por delante de la velocidad y el alcohol.

Otras medidas que pondrá en marcha Interior en materia de seguridad vial será actualizar el plan específico de seguridad vial para motos, que está vigente desde 2008; una atención especial a los colectivos vulnerables (peatones, ciclistas y motoristas), que aglutinan ya un 48% de las víctimas mortales por accidentes de tráfico, e impulsar las nuevas tecnologías de la industria automovilística en lo relativo al vehículo eléctrico, el coche conectado y la conducción autónoma.