El hermano gemelo de Bernardo Montoya sale de permiso penitenciario

Luciano Montoya está condenado por el asesinato de otra mujer

Salida de Luciano Montoya de la cárcel de Ocaña II
Salida de Luciano Montoya de la cárcel de Ocaña II

Luciano Montoya, hermano gemelo del asesino de Laura Luelmo, está condenado por el asesinato de otra mujer.

Cortegana, un pequeño municipio de Huelva, ya lo ha advirtió: no quiere que ninguno de los hermanos Montoya vuelva a pasear por sus calles. No son bienvenidos. Mientras Bernardo, el asesino de Laura Luelmo cumple su pena en prisión, su hermano gemelo, Luciano, ha salido hoy de permiso penitenciario. A la Una de la tarde abandonó la prisión Ocaña II, donde cumple condena desde el año 2000 por los delitos de robo con violencia, lesiones y asesinato. Este hombre, que actualmente tiene 51 años, mató a María del Carmen Martínez Coronado, de 35 años y madre de dos hijos. A pesar de su pasado violento con esta, es la cuarta vez que disfruta de un permiso. Durante los cuatro días que dura -deberá volver a ingresar entre rejas el lunes- deberá estar acompañado obligatoriamente por sus familiares.

Todos los permisos que le han sido concedidos a Luciano han sido en contra del criterio de la Junta de Tratamiento, conformada por los técnicos de Instituciones Penitenciarias, que son juristas, educadores, trabajadores sociales y psicólogos. Es decir, disfrutará de estos nuevos cuatro días porque el juez de Vigilancia Penitenciaria ha estimado el recurso interpuesto por el preso en contra el dictamen de la Junta.

La anterior salida de prisión de Luciano se produjo el pasado 17 de diciembre, coincidiendo con la detención de su hermano Bernardo por el asesinato de Laura Luelmo. En esos días de libertad, Luciano fue a su casa en Palos, junto a su esposa, Ana Aguilera. También estuvo en el domicilio de su hija mayor, Ana Montoya, en Calaña, aunque su residencia está en Palos donde su mujer tiene un piso alquilado, ya que no puede volver a vivir a Cortegana, donde es propietario de una vivienda en Las Eritas, cerca de su padre, después de los sucesos que protagonizó en el año 2000.