En España viven más de nueve millones de pobres

Un total de 9,3 millones de personas viven en España por debajo del umbral de la pobreza, lo que supone dos millones más que en 2007, según un estudio de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Un total de 9,3 millones de personas viven en España por debajo del umbral de la pobreza, lo que supone dos millones más que en 2007, según un estudio de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), cuyo presidente, Carlos Cruzado, ha abogado por gravar a las grandes fortunas para salir de la crisis. El estudio, denominado "La desigualdad en tiempos de crisis: hombre rico, hombre pobre", ha sido presentado en el marco del XIII congreso nacional del colectivo, celebrado hoy en Granada.

Elaborado por el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, el estudio ha analizado el incremento de la desigualdad económica desde el inicio de la crisis, en 2007, utilizando el "índice de Gini", que sirve para medir si la riqueza de un país está bien repartida. Los datos de los técnicos del Ministerio de Hacienda han destacado que en España viven 9,3 millones de personas con recursos mínimos y por debajo del umbral de la pobreza, de los que 2.079.000 son "nuevos"pobres que proceden de la clase media. El informe de Gestha, elaborado con los datos fiscales de los contribuyentes, ha concluido que el país tiene un 29 % más de pobres que en 2007, una pérdida de capacidad económica que ha tenido un impacto diferente por comunidades.

Así, Navarra es la comunidad autónoma en la que se ha incrementado más el porcentaje de ciudadanos sin recursos (un 52,8% más de personas por debajo del umbral de la pobreza), seguida de Melilla, Castilla la Mancha, Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana. "La desigualdad se nota más en las comunidades más ricas y las diferencias entre ricos y pobres se incrementarán si no se toman las medidas oportunas", ha detallado el autor del informe. Frente al incremento de la pobreza, los técnicos de Hacienda han apostado por intensificar la investigación a la evasión fiscal de las grandes fortunas y empresas que, según sus datos, concentran más del 71 % del fraude fiscal total y la pérdida de 42.000 millones de euros anuales en la recaudación.

Junto al aumento de la investigación, Gestha ha abogado por crear una tasa sobre la riqueza frente al actual Impuesto sobre el Patrimonio y regularlo con ámbito estatal para evitar que las comunidades autónomas ofrezcan exenciones a las grandes fortunas. "Un impuesto sobre la riqueza tendría un mayor efecto en la recaudación y serviría para evitar nuevos recortes y otros impuestos, con los que solo se añade más presión a las clases medias y trabajadoras", ha subrayado el presidente de Gestha. Según sus cuentas, el impuesto sobre la riqueza supondría una recaudación anual adicional en el país de 3.399 millones de euros, a lo que el sector sumaría restricciones en las sociedades de inversión de capital variable, que aportarían otros 4.500 millones. "Hay que hacer reformas fiscales con el principio de justicia tributaria, reequilibrar la presión fiscal. Antes de subir los impuestos hay que pensar que las multinacionales y las grandes riquezas deberían contribuir más a la salida de la crisis", han sentenciado.