¿Eres dependiente de Facebook?

¿Noticias? ¿Juegos? ¿Conocer nuevos amigos? ¿Qué es lo que te lleva a registrarte y a utilizar Facebook? Ámbar Ferris y Erin Hollenbaugh, profesores de comunicación de la Universidad de Wayne Colegio de Akron y de la Universidad Estatal de Ken en Stark, respectivamente. Ambos realizaron una investigación para dar respuesta precisamente a esta preguntas y estudiar el nivel de dependencia que muestran los usuarios de esta red social. Ferris afirma que las personas utilizan Facebook para cumplir sus objetivos y son éstos los que determinan esa frecuencia de uso, aunque la profesora señala que esto no equivale a una adicción.

En el estudio llevado a cabo por los dos profesores, estudiaron a 301 usuarios de Facebook, entre las edades de 18 y 68 años, que publican en el lugar al menos una vez al mes. Las conclusiones de la investigación fueron que las personas que perciben útil esta red social en la obtención de una mejor comprensión de sí mismos van al sitio a conocer gente nueva y a llamar la atención del resto. Todas estas personas se caracterizan por ser extrovertidas pero con una baja autoestima. Por ejemplo, «podrían publicar que se fueron al gimnasio para obtener la retroalimentación de amigos de Facebook y esto les ayuda a conocerse mejor así mismos».

Otras personas utilizan la red social para observar cómo hacer frente a ciertos problemas y situaciones similares a las suyas. Por último, otros signos de dependencia apuntan hacia la necesidad de los usuarios de información o entretenimiento, como por ejemplo, el conocimiento de un festival para un fin de semana. Sin embargo, la conclusión principal del estudio es que los más dependientes son aquellas personas extrovertidas pero con baja autoestima que usan Facebook para comprenderse a sí mismos conociendo gente nueva o llamando la atención del resto.

Hollenbaugh que ya había realizado estudios anteriores relacionados con esta red social, también descubrió los rasgos de personalidad comunes entre los tipos específicos de los usuarios de Facebook. Un ejemplo de ello es: «que los mensajes más positivos provienen de aquellos que tienen una alta autoestima», afirma el profesor.