España, a la cola de la UE en número de bodas

España es uno de los países de la Unión Europea que menos matrimonios celebró en 2011, con 3,4 casamientos por cada 1.000 habitantes, en la línea de países como Italia y Portugal, pero por debajo de las 4,4 bodas por cada 1.000 habitantes de la media europea, según la Oficina europea de estadística Eurostat.

Las cifras indican que sólo tres países --Bulgaria (2,9 por mil habitantes), Luxemburgo (3,3) y Eslovenia (3,2)-- celebraron menos matrimonios que España, que comparte proporción con Italia y Portugal. Del otro lado del ranking, se colocan Chipre (7,3 por cada 1.000 habitantes), Lituania (6,3) y Malta (6,1) con los mayores índices.

La oficina Eurostat señala la tendencia a la baja en el número de matrimonios celebrados cada año en toda la UE (4,4 por cada mil habitantes de media), acompañado por un mayor número de nacimientos fuera del matrimonio.

El 39,5 por ciento de los bebés nacidos en el territorio comunitario en 2011 fueron fruto de parejas no casadas, una media ligeramente superior a la española, en donde el 37,4 por ciento de los bebés nacieron fuera del matrimonio.

El índice de divorcios también ha aumentado en la Unión Europea, en concreto del 1,8 por cada 1.000 habitantes al 1,9 en una década, aunque la subida ha sido mucho más fuerte en España, en donde se pasó de un 0,9 divorcios en 2000 a 2,2 casos por cada 1.000 habitantes en 2011.

Eurostat también ha medido la tasa de dependencia por edades y advierte de que la población de la UE crece (503,7 millones de personas a comienzos de 2012) y se envejece, lo que aumenta el número de personas dependientes de la población activa.

Así, la Unión Europea contó en 2012 con una tasa de dependencia de personas mayores de 65 años del 26,8 por ciento, lo que supone que por cada persona de edad avanzada había cuatro en edad de trabajar. En el caso de España, esta proporción fue del 25,8 por ciento, por encima del 21 por ciento que contó diez años antes.