La Fiscalía quiere investigar más el cuádruple asesinato de Pioz por si el autor se retracta

Reclama a la Audiencia de Guadalajara que no se cierre la causa sin apuntalar las pruebas. Pretende cotejar las huellas halladas en el chalet con las de unas zapatillas que Patrick Nogueira se llevó a Brasil, analizar a fondo su iphone y tomar declaración a su amigo Henriques

François Patrick Nogueira Gouveia
François Patrick Nogueira Gouveia

Pretende cotejar las huellas halladas en el chalet con las de unas zapatillas que Patrick Nogueira se llevó a Brasil, analizar a fondo su iphone y tomar declaración a su amigo Henriques

La Audiencia Provincial de Guadalajara decidirá en los próximos días si debe seguir investigándose, como pide la Fiscalía, el cuádriple asesinato de Pioz (Guadalajara). La fiscal del caso, María Dolores Guiard, recurrió en apelación la decisión del juez instructor de cerrar la causa sin practicar algunas diligencias reclamadas por el Ministerio Público, que quiere apuntalar las pruebas en previsión de que el autor confeso de la muerte de la familia brasileña -sus tíos y sus dos primos menores de edad- el 17 de agosto del pasado año se retracte de su versión en el juicio con jurado.

El pasado lunes se celebró la vista de apelación en la que la Fiscalía defendió que se practiquen diligencias adicionales, a las que el instructor cerró la puerta el pasado 3 de enero al considerarlas innecesarias. La fiscal jefe de Guadalajara quiere que se libre una comisión rogatoria (petición de auxilio judicial) a Brasil para que se analicen unas zapatillas que Nogueira se llevó a Brasil (entre otros efectos personales), antes de decidir entregarse a las autoridades españolas en octubre de 2016, y que se cotejen con unas huellas halladas en el lugar del crimen, así como que se tome declaración a su amigo, y supuesto cómplice, Marvin Henriques, a quien envió por WhatsApp “selfies” con los cadáveres la misma noche del múltiple asesinato. Henriques fue detenido en Brasil, pero quedó en libertad vigilada, aunque sigue investigado, en diciembre del pasado año.

Además, la acusación pública pretende que se analice en profundidad su iphone para intentar recuperar los datos borrados, una minuciosa investigación que según el servicio de Criminalística de la Guardia Civil podría llevarle al menos seis meses, un plazo que el juez instructor considera que podría dilatar el procedimiento en exceso, al igual que esperar a que Brasil cumplimentase la ayuda que se solicitaría en la comisión rogatoria.

Igualmente, la fiscal quiere que los agentes intenten abrir la copia de seguridad que el asesino confeso hizo de una cuenta de almacenamiento virtual (Icloud), una diligencia que no presenta en principio tantas complicaciones como la anterior. Nogueira facilitó una contraseña pero los agentes se encontraron vacía la cuenta, aunque constataron que había hecho una copia de los archivos, que hasta el momento no se ha podido abrir.

Según fuentes jurídicas, únicamente la acusación que representa al hermano del fallecido Marcos Campos, el tío del asesino confeso, respaldó la petición de la Fiscalía, no así las acusaciones que ejercen la familia de su pareja y el propietario de la vivienda donde se produjo el cuádruple crimen (personado únicamente a efectos de responsabilidad civil).

“No se sabe qué va a pasar en el juicio, porque desconocemos en qué condiciones acudirá a la vista oral el acusado. La confesión, en todo caso, tiene un valor relativo procesalmente. Lo que de verdad tiene valor es lo que suceda en el juicio”, aseguran esas mismas fuentes, que hacen hincapié en que Nogueira decidió venir a España y confesar porque consideraba más beneficioso para sus intereses ser juzgado en nuestro país.

La Fiscalía no quiere sorpresas y por eso pretende agotar todas las vías de investigación para que al jurado “no le quede un atisbo de duda” y sus miembros estén seguros de que se agotaron todos los medios de prueba necesarios. “Hay tiempo para hacerlo mejor”, aseguran las fuentes consultadas, que recuerdan que la investigación se abrió hace sólo siete meses y que Nogueira lleva en prisión en España apenas cinco.

El juez instructor sí autorizó que se reclame a la comunidad de propietarios de la urbanización La Arboleda de Pioz, donde se produjo el cuádruple crimen, el contrato que firmó con la empresa encargada de la seguridad en el recinto y la póliza que ésta contrató ante posibles reclamaciones de responsabilidad civil como la que afronta, con carácter subsidiario, en esta causa.