La Guardia Civil rescata cerca de Ceuta a 12 inmigrantes a bordo de una patera

Acusa a dos de ellos de ejercer de patrones de la embarcación

Efectivos del Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Ceuta han rescatado este lunes a primera hora de la mañana a los 12 inmigrantes de origen subsahariano que navegaban "hacinados"a bordo de una embarcación que fue detectada a las 7.15 horas por el Servicio Integrado de Vigilancia del Estrecho (SIVE) cuando todavía no se había internado en aguas jurisdiccionales españolas.

Según ha informado la Benemérita en un comunicado a los medios, la unidad movilizada del Servicio Marítimo se aproximó a la patera cuando, "debido a su hacinamiento y a la ubicación y movimientos de las personas que la ocupaban", comenzó a zozobrar, quedando los indocumentados "flotando en el mar con grave riesgo para su integridad física". Los guardias se dirigieron "de forma inmediata"al punto procediendo al rescate de los 12 varones, teniendo que auxiliar a alguno de ellos "que se hundían por su carencia de flotabilidad". Una vez izados a bordo, la embarcación del Instituto Armado se dirigió a su base en el Puerto de Ceuta, donde se filió a todos los migrantes, que han asegurado ser originarios de Guinea Conakry, Gambia, Kenia, Costa de Marfil y Mauritania.

Dos de ellos, A.A., de 21 años y nacional de Guinea, y L.Y., gambiano de 18 años, serán puestos a disposición judicial acusados de un presunto delito contra el derecho de los ciudadanos extranjero porque parecían comportarse como "patrones"de la embarcación. El Equipo de Respuesta Inmediata ante Emergencias (ERIE) de la Cruz Roja ha sometido a un primer reconocimiento sanitario a todos los extranjeros, que presentaban un buen estado de salud, como paso previo a su traslado a dependencias policiales para la apertura de los expedientes sobre su situación administrativa en España y posterior ingreso en el CETI local.

La de este lunes ha sido la primera patera interceptada en las inmediaciones de Ceuta. Excluyendo el salto del perímetro fronterizo protagonizado el 23 de abril por 101 migrantes, la ciudad autónoma ha registrado durante los dos últimos meses uno de los periodos con menor presión migratoria de los últimos años, no superando ninguna semana una decena de entradas irregulares.