La indisolubilidad de España, a examen

Los estudiantes de Asturias fueron los primeros en empezar ayer la Prueba de Acceso a la Universidad, que será sustituida por la «reválida»

Los estudiantes de Asturias fueron los primeros en empezar ayer la Prueba de Acceso a la Universidad, que será sustituida por la «reválida»

Los alumnos de Asturias de último curso de Bachillerato fueron los primeros del país en presentarse ayer a las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). Estaban convocados 4.025 jóvenes a la que será la última Selectividad que se lleve a cabo, ya que esta prueba desaparecerá el próximo curso al ser sustituida por la «reválida» que fija la Lomce.

El primer examen fue el de Lengua Castellana y Literatura. En ambas opciones se pedía a los estudiantes un resumen del contenido del texto. Fue entonces cuando muchos pudieron frenar, al menos de forma momentánea, los nervios, al ver que versaba sobre Valle Inclán, un habitual en esta prueba. En esta ocasión, se trataba de un fragmento de «Asedio a “Luces de Bohemia”», un discurso leído el 1967 por el escritor Alonso Zamora Vicente en el que habla del ciclo esperpéntico del autor de «Luces de bohemia». Además, del resumen, se les hacen seis cuestiones. En la opción A se pide a los estudiantes que expliquen con qué rasgos caracteriza Valle a sus personajes en esta obra al presentarlos como peleles y que expliquen en pocas líneas el llamado «ciclo mítico» del autor. En la opción B, «¿en qué consiste el recurso más eficaz de Valle para presentar a los personajes en su momento culminante?», así como que expliquen el esperpento en la producción dramática de Valle-Inclán, exponiendo características y obras principales. También se les pide realizar un análisis y comentario sintáctico de un fragmento, un análisis morfológico, una reformulación léxica.

Tras esta prueba, entre las 18:00 y las 19:30 hicieron el de Historia de España, y de Historia de la Filosofía. En el primero, la temática elegida para la opción A fue «La primera fase de la revolución liberal», en la que tenían que explicar los prolegómenos de la guerra, la Guerra de Independencia, las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812. Y después un comentario de texto sobre la Constitución de 1978 en el que se pide resumir las ideas principales del texto, explicar unos términos y las circunstancias históricas en las que se escribe el texto. Para ello, se eligen temas de gran actualidad, como el artículo 2, ya que versa sobre la indisoluble unidad de la Nación española y cómo ésta garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran. También se elige el artículo 16, que versa sobre la libertad ideológica, religiosa y de culto, el artículo 56, sobre que el Rey es el Jefe del Estado, cuya figura no está sujeta a responsabilidad, así como el 57, sobre que la Corona de España es hereditaria, primando la sucesión de varón a la de mujer. Y por último el artículo 66, que versa sobre que las Cortes Generales representan al pueblo español.

Los que optaron por la opción B, se enfrentaron a «La España democrática», en la que debían analizar los gobiernos de la UCD, el Estado de las Autonomías, los gobiernos del PSOE y del PP, así como un comentario de texto sobre el «Manifiesto de los Persas».

Por último, en Historia de la Filosofía, los alumnos pudieron elegir entre Platón y Hume. Tras explicar el texto y unos términos de cada texto presentado, se les pedía desarrollar la metafísica y la teoría del conocimiento de Platón o los elementos principales de la teoría del conocimiento de Kant (en la opción A), o Hume: impresiones, ideas y causalidad o la ética de Aristóteles.

Hoy y mañana continuarán con las pruebas en diferentes materias. Y entre el 9 por la tarde y el 10 los alumnos de Oviedo podrán saber sus notas. Pero, por el momento, el examen realizado en «13 sedes ha transcurrido con absoluta normalidad», afirmó Elisa Miguélez, vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Oviedo. Respecto a la «reválida», aseguró que «no hay ninguna noticia sobre lo que va a suceder el próximo año». «La CRUE, en contacto con el Ministerio, plantea que esa prueba sea homologable para todo el territorio español, tratando de evitar diferencias o problemas sociales, económicos o geográficos para los alumnos. Se trata de que la nueva prueba no sea una carrera de obstáculos para los alumnos», concluyó. Y es que entre ayer y el 16 de junio se examinarán los últimos estudiantes de Selectividad, los últimos jóvenes que se someterán a esta prueba, que ha puesto de los nervios a los alumnos durante 40 años.