Actualidad

La madre de Diana Quer «¿Cuántas más muertes en frío para que no se derogue en caliente?»

«No es una ley de venganza, es para la seguridad de todos», ha manifestado Diana Pinel

La madre de Diana Quer, Diana Pinel, ha pedido hoy a los políticos que no deroguen la prisión permanente revisable, una medida que evita que los criminales estén en la calle cuando pueden seguir siendo «un peligro para la sociedad».

Publicidad

C. S. Macías - «¿Cuántas muertes en frío para que no se derogue en caliente?», se preguntaba la madre de Diana Quer, Diana Piner. Decenas de personas se concentraron ayer en la puerta del Sol pidiendo «sensatez» a los diputados y que escuchen a la mayoría de la sociedad española que pide que no se derogue la prisión permanente revisable. La madre de Quer reaparecía en público para pedir a los políticos que no deroguen la ley, una medida que dijo «no es una ley de venganza», sino de justicia, «para la seguridad de todos los españoles», «que ayudará a evitar muchas muertes» y a que los criminales estén en la calle cuando pueden seguir siendo «un peligro para la sociedad». En una pequeña carpa y minutos después de que la cola de la manifestación de los pensionistas dejara la plaza madrileña, decenas de personas firmaron a favor del mantenimiento de la prisión permanente revisable, firmas que desde que se iniciara su recogida a través de la plataforma change.org ya alcanzan más de 250.000 y que siguen sumando ahora para los que no hayan podido acceder a través de esta plataforma. También habló Valeria, la hermana de Diana Quer: «Que un hombre que haya matado a mi hermana en siete años esté fuera y que mi hermana no vaya a volver nunca es una injusticia y queremos que la gente se conciencie, nos ayude, tengamos su apoyo y no se derogue la ley». Entre los asistentes, el vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Casado quien recordó el bochornoso espectáculo que tuvieron que sufrir las familias en el debate en el Congreso el pasado jueves y pidió a la oposición que «recapacite».

También hubo «pescaditos» muy presentes en la Puerta del Sol que recordaban con dibujos al pequeño Gabriel Cruz.