¿La madre perfecta? Una de cada dos mujeres confiesa haberse sentido «mala madre» alguna vez

Tener éxito laboral, un grupo de amigas, cuidar de la casa, de los niños y de su educación, llevar una vida saludable, no descuidar tu aspecto y, además, trabajar. Este es el prototipo de madre perfecta o, al menos, eso dicen.

Tener éxito laboral, un grupo de amigas, cuidar de la casa, de los niños y de su educación, llevar una vida saludable, no descuidar tu aspecto y, además, trabajar. Este es el prototipo de madre perfecta o, al menos, eso dicen. Pero la realidad es muy distinta y esta búsqueda de «perfección» acaba por desbordarte y, en ocasiones, hacerte sentir culpable.

Una de cada dos mujeres confiesa que en algún momento de su vida tuvo la sensación de ser «mala madre». Un porcentaje que aumenta hasta el 62 por ciento si la mujer trabaja a tiempo completo. Así se desprende de un estudio realizado con motivo del Día de la Madre por "Topnanny.es", una plataforma online que pone en contacto directo a familias y niñeras.

A nadie se le escapa que es prácticamente imposible cumplir con las expectativas impuestas a diario, lo que provoca que muchas mujeres se valoren negativamente. Y eso que el 68 por ciento de las encuestadas reconoce que son ellas mismas las que se autoimponen esas obligaciones. Sin embargo, todas ellas tienen muy claro sus prioridades: El 87 por ciento asegura que lo primero es ocuparse de sus hijos, dejando a un lado su carrera profesional (3,5%), su relación de pareja (1,5%) y sus relaciones sociales (1,5%).

Más tiempo para los niños

Si bien las madres españolas están satisfechas con el cuidado que dedican a sus hijos, a un 52 por ciento les gustaría pasar más tiempo con ellos. Si se trata de madres con trabajo a tiempo completo, el porcentaje sube hasta el 69 por ciento.

Y claro, el tiempo que dedicamos a los hijos tiene que salir de alguna parte. Así, al 39 por ciento de las madres le gustaría tener un poco más de tiempo para ellas y casi otro tercio de las encuestadas por "Topnnany.es"se queja directamente de no disponer de un momento para sí mismas.

La Conciliación familiar, un reto

Pero más allá del tiempo para una misma, el reto sigue siendo la conciliación familiar. Por mucho que los padres «colaboren» o «compartan» las tareas diarias, las obligaciones familiares siguen recayendo, en la mayoría de los casos, en la figura de la mujer. Siete de cada diez madres (el 71,5%) admite que conciliar la vida familiar y profesional es difícil, aunque no imposible como asegura un 15 por ciento de ellas. El problema llega cuando esta tarea imposible provoca frustración.

¿Soluciones prácticas?

Para evitar estos casos de frustración lo ideal sería, como ya ocurre en otros países europeos, que las empresas permitiesen la flexibilidad horaria. Un 41 por ciento de las mujeres considera que esa sería la solución perfecta para conciliar. A esto hay que sumar el apoyo de su pareja (34%), disponer de niñeras de confianza (12,5%) y la ayuda de la familia (9%). A día de hoy