La Policía liberó en 2013 a 787 mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual

La Policía Nacional ha liberado a 787 mujeres desde la puesta en marcha del Plan Policial contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Un plan que se inició en abril de 2013 y que ha conducido a la realización de un total de 213 operaciones policiales que han conducido a la detención de 737 personas. Algunas de estas operaciones, desarrolladas desde la activación del plan, han sido posibles gracias a las informaciones recibidas en alguno de los dos canales de comunicación diseñados en el marco de este plan operativo. Los agentes han recibido 658 llamadas en el teléfono gratuito 900.10.50.90 y han analizado más de 500 correos enviados a trata@policia.es. El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha destacado que con este plan se está luchando contundentemente para frenar una lacra que atenta contra los derechos fundamentales principalmente de las mujeres. Cosidó ha reiterado que "la protección de los sectores más vulnerables, la atención a las víctimas y la lucha contra las redes que trafican con personas son algunas de las prioridades del Plan Estratégico de la Dirección General de la Policía para los próximos años".

Del total de detenidos en estos nueve meses, 469 estaban relacionados con redes de trata de mujeres, es decir, grupos especializados en captar a sus víctimas en sus países de origen y trasladarlas, en la mayoría de las ocasiones bajo engaños y falsas promesas de trabajo, a España donde finalmente se las obliga a prostituirse. El resto de los arrestados, 268, eran miembros de grupos dedicados a la explotación y prostitución. Por nacionalidades, de los 737 detenidos, 188 eran de nacionalidad española; 175 de origen rumano; 95 arrestados eran de Nigeria y otros 95 eran de origen chino, entre otras nacionalidades.

Además, durante 2013 se han declarado testigos protegidos a 61 personas para facilitar su colaboración en la lucha contra uno de los negocios criminales más lucrativos, junto al tráfico de drogas y armas, que genera cinco millones de euros al día en nuestro país. Recientes informes de organizaciones internacionales como Naciones Unidas señalan a España no sólo como país de tránsito de las víctimas de este fenómeno sino también como destino final de éstas.

Protección integral de las víctimas

Este Plan prevé la adopción de medidas asistenciales, estructurales y operativas, para ofrecer una respuesta completa e integral al tráfico de mujeres para su explotación sexual y una protección global a las víctimas. Para ello se han incorporado cursos de formación en los planes de estudios de la Policía Nacional que refuercen la preparación específica de los policías destinados en unidades especializadas de investigación, puestos fronterizos y funcionarios destacados en el extranjero. Asimismo, con la puesta en marcha de este Plan la brigada policial especializada en la lucha contra este delito pasó a denominarse Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos (BCTSH).