Las españolas podrán abortar en el extranjero con la tarjeta sanitaria

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La Organización Médica Colegial pide reformas en la ley porque va a generar desigualdades. El Ministerio de Sanidad indica que las mujeres que lo hagan deberán asumir los gastos.

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, se mostró partidario que "hay que darle una vuelta"a la reforma del aborto aprobada por el Gobierno para respetar la convivencia y converger con Europa. En una rueda de prensa del Foro de la Profesión Médica y preguntado sobre ello, Rodríguez Sendín ha manifestado su opinión personal, puesto que "ante un tema tan delicado y controvertido", la OMC emitirá su posición oficial en su próxima asamblea.

Sendín ha recordado que el derecho a la vida es el principio básico deontológico de los médicos, si bien ha precisado que "otra cosa"es si éste es compatible con las leyes y con los valores de la sociedad. Independientemente de la opinión de cada uno, el presidente de la OMC ha señalado que "se observan algunas situaciones de conflicto que está provocando el borrador"del proyecto de ley, en aspectos, por ejemplo, como la convivencia. A su juicio, con la anterior legislación "la convivencia se fraguaba en que era posible respetar la opinión de cada uno", aspecto en el que "probablemente"en la reforma "no se ha hecho el esfuerzo suficiente".

Por otra parte, el representante de los médicos ha considerado que si España está integrada en "la Europa de los pueblos", nuestros gobernantes deberían buscar "sinergias", ya que en la Unión Europa "curiosamente esto (el aborto) funciona de otra manera". Así, Sendín ha insistido en que habría que buscar "algún tipo de convergencia"con los demás países europeos "porque puede tener repercusiones sanitarias". En este sentido, ha destacado que la reforma planteará "clarísimas situaciones de desigualdad", ya que con la directiva comunitaria de sanidad transfronteriza cualquier mujer española pueda acudir a otro país de la UE a abortar, "independientemente de que lo pague o no". "Es posible que aquella que tenga recursos pueda hacer en Europa lo que quiera y la que no tenga recursos no pueda", ha recalcado.

Según fuentes del Ministerio de Sanidad, en efecto, la tarjeta sanitaria permitirá a las mujeres acudir a los países en cuya cartera básica de servicios esté incluida la interrupción del embarazo. Sin embargo, tendrán que pagar la intervención porque la nueva ley no permite este tipo de intervenciones en España. Con estas palabras, el departamento dirigido por Ana Mato desmiente a Sendín, que indicó que la tarjeta sanitaria permite operarse fuera de España de una rotura de cadera o para someterse a un aborto. El del aborto es el mismo caso que el de la cirugía estética, que la sanidad pública de algunos países la financia y el Estado español, no. De momento, y antes de que entre en vigor la nueva norma tras su paso por el Parlamento, este tipo de intervención seguirá estando financiada por la Administración, se produzca en España o más allá de nuestras fronteras.