Los países europeos se desentienden del Aquarius

La CE ofrece "todo el apoyo diplomático"para encontrar un puerto

Fotografía cedida por la ONG SOS Mediterránée hoy, 13 de agosto del 2018, muestra a varios inmigrantes rescatados abordo del barco de rescate Aquarius.
Fotografía cedida por la ONG SOS Mediterránée hoy, 13 de agosto del 2018, muestra a varios inmigrantes rescatados abordo del barco de rescate Aquarius.

La CE ofrece "todo el apoyo diplomático"para encontrar un puerto.

El barco Aquarius sigue sin encontrar puerto. En plenas vacaciones veraniegas, la gestión de los flujos migratorios sigue dividiendo a los países europeos que se muestran incapaces de dar una respuesta común a este desafío. A la negativa italiana de abrir sus puertos, se sumaron ayer otros países como Malta y España mientras Francia decidió ayer responder con un elocuente silencio. Roma pidió ayer que sea Reino Unido quien se responsabilice de la situación ya que el buque lleva la bandera del Peñón de Gibraltar.

Desde que el ejecutivo populista italiano decidiera cerrar sus puertos a cal y canto, el desembarco de los buques se ha convertido en un suis generis tira y afloja entre las capitales europeas que no responde a ningún mecanismo de solidaridad europeo preestablecido. La Comisión Europea mantenía ayer contacto con varios capitales europeas aunque prefería ponerse ayer de perfil a la hora de dictar un veredicto sobre qué Estado que debe salir al auxilio del Aquarius. La portavoz del ejecutivo, Tove Ernst aseguró ayer que la Comisión Europea está presta a dar “todo el apoyo diplomático” para encontrar una solución a este incidente. Al ser preguntada sobre si deber ser Reino Unido el país que ofrezca un puerto seguro al buque, la portavoz reconoció que desde el punto de vista del Derecho Internacional, este país podría ser “potencialmente candidato” pero también recordó que “esto puedo ser no ser posible en la práctica” y existen “otros parámetros que deben ser tenidos en cuenta”.

La gestión de los flujos migratorios se convirtió en uno de los puntos centrales de la reunión entra la canciller alemana Angela Merkel y el presidente del Gobierno Pedro Sánchez en el Coto de Doñana este pasado fin de semana y se espera sea uno de los asuntos principales de la cumbre que se celebrará en Salzburgo (Austria) el próximo 18 de septiembre.