¿Usted regalaría a su mejor amigo por Navidad?

Llega la campaña de Navidad: Papá Noel y los Reyes Magos están a la vuelta de la esquina, y cada vez son más los niños y mayores que piden como regalo una mascota. Según la encuesta que la Fundación Affinity ha realizado de cara a estas fechas tan especiales, casi el 60% de los animales que se regalarán estas fiestas será para los más pequeños. Además, también señalan que más del 80% de los niños ha pedido alguna vez un animal de compañía como regalo. Cifras que si se comparan con las cuotas de abandono de animales de compañía que se registran cada año, resultan un poco dispares.

El abandono sigue siendo el mayor problema que afecta a los animales. El último estudio hecho por Affinity recoge que en 2017 más de 100.000 perros y más de 30.000 gatos fueron recogidos por protectoras en España. De los cuales solamente el 43,5% fue adoptado por una nueva familia; es decir, menos de la mitad. En comparación con años anteriores, la tendencia en la tasa de adopción tanto de perros (44,7%) como de gatos (40,5%), se mantiene estancada, con niveles muy similares año tras año. El estudio desmiente la creencia popular de que el mayor número de cachorros abandonados se da en el periodo estival. La recogida de perros se mantiene estable durante todo el año. Además, solo el 33% de los perros que llegaron a un refugio el pasado año, estaban correctamente identificados con microchip.

Sin embargo, a pesar de las cifras de abandono, las mascotas son elegidas como el regalo perfecto en estas fechas. Carolina Corral, de la protectora ALBA, argumenta que: «En Navidad la gente empieza a pedirnos cachorros y perros pequeños con la idea del regalo de Navidad, pero en la mayoría de los casos no se han planteado que un animal es para toda la vida, y no solo para la Navidad». Por su parte, Teofilo Antúnez, de la protectora Rivanimal de Madrid, explica que «en las fechas previas a Navidad aumenta el interés por adoptar un animal de compañía entre un 15% o un 20%. Otra cosa es que las protectoras estemos atentas y filtremos, porque, por ejemplo, hay personas que ya estaban interesadas previamente en incorporar un animal en la familia y esperan a Navidad para dar la sorpresa. En este tipo de casos, entendemos que ha sido una decisión premeditada, y que sí se cumplen los requisitos de una tenencia responsable, y por lo tanto, sí que seguimos adelante con la sorpresa». La falta de concienciación y responsabilidad o la concepción de que un animal es un juguete son algunas de las principales causas de abandono señaladas por los especialistas. «Siempre decimos que los amigos no se regalan. Es importante, que antes de adoptar a nos lo planteemos bien y nos hagamos preguntas como: ¿Qué vamos a hacer con él cuando nos vayamos de vacaciones? ¿Qué va a pasar cuando se ponga malo? En muchas ocasiones el abandono viene de no recapacitar antes de decantarnos por incorporarlo en nuestra familia», explica Corral. Lo mismo opina Antúnez: «Un animal es un ser vivo que tiene unas necesidades físicas y psíquicas, bastante parecidas a las de las personas. Es una responsabilidad, hay que proporcionarles las condiciones de vida que merecen. No hay que verlo como algo material, sino como un integrante más de la familia y que va a suponer un cambio en nuestra rutina».

En estas fechas, los impulsos emocionales juegan un papel destacado en la toma de decisiones. De hecho, un 34% de los propietarios españoles confiesa que se dejó llevar por razonamientos emocionales. «Nosotros colaboramos con asociaciones de Alemania, y ellos en Navidad cierran los albergues para que la gente no vaya adoptar de manera compulsiva. Es algo que deberíamos de plantearnos, porque la gente que viene a adoptar a un animal para después regalarlo, es porque no se lo ha planteado bien, en la mayoría de los casos», explican desde la protectora ALBA.

Isabel Buil, directora de Affinity, insiste en la importancia de educar a los niños y que comprendan la importancia de este asunto: «No es de extrañar que los más pequeños pidan un animal de compañía como regalo. Lo más importante es que los adultos les hagamos entender que los animales no son juguetes, y que nunca se deben introducir en la familia sin haber reflexionado».

Adoptar. Perro o gato. Pequeño o grande. Usted decide, pero antes de tomar esa importante decisión, lo que sí tenemos que tener claro, es que sea el momento indicado para introducir un nuevo miembro en la familia o un mejor amigo.