«Mi hermana ha estado retenida tres días sin comer»

La joven española y su novia egipcia serán deportadas después de estar más de 72 horas arrestadas por la Policía turca.

La imagen de María Jimena Rico que fue difundida en las redes
La imagen de María Jimena Rico que fue difundida en las redes

La joven española y su novia egipcia serán deportadas después de estar más de 72 horas arrestadas por la Policía turca.

«No hay novedades. Mi madre está mal. ¿Te importa llamarme en otro momento?». Diez minutos después, María Jimena Rico, la joven malagueña de la que su familia no tenían noticias desde el pasado lunes, se ponía en contacto con su hermana María del Valle. «Nos acaba de llamar (13:55) y nos ha dicho que está bien. Por lo que me ha contado, ella y su novia egipcia fueron detenidas por la Policía cerca de la estación de autobuses de Estambul. No sólo las arrestaron a ellas, sino que también detuvieron a muchas personas». «Le quitaron el móvil y el pasaporte y la esposaron, todo ello sin darles ninguna explicación. Durante tres días enteros desde las 10:00 de la mañana del pasado lunes no le han dejado hacer ni una llamada y no le han dado de comer», explicó María del Valle.

A esta situación se añade el problema del idioma: «La Policía turca no hablaba ni español ni inglés y no les han puesto ni un traductor para entender por qué habían sido detenidas. Mi hermana sigue sin saber nada, seguramente sea por la situación que hay ahora mismo en ese país», afirmó.

«Mi hermana no está aún en libertad. Ha sido trasladada a un centro de deportación y me ha dicho que le iban a quitar de nuevo el teléfono y el pasaporte». Minutos después de esta llamada, María del Valle informaba a la Embajada española de que su hermana se había puesto en contacto con ella y que se encontraba bien.

«Lo primero que pensé al oír su voz fue: ¡Qué tranquilidad saber que está viva! Que le hubiera podido pasar algo era la angustia más grande. La novia también está bien», relató la hermana, que confía en que «sea deportada a España lo antes posible, aunque no nos han dicho ni cuándo ni dónde». En ello trabajan las autoridades españolas, aunque puede que el destino final sea Londres, donde viven ambas jóvenes. «El cónsul español en Estambul está tramitando los servicios para su traslado después de que, gracias a las pesquisas iniciadas por la Guardia Civil desde la Comandancia de Málaga, se localizase a la joven y a su compañera», explicaron fuentes de la Subdelegación de Gobierno. «La Guardia Civil logró contactar con ella porque el teléfono de la joven estaba activo», precisaron.

«Ésta les ha confirmado que se encuentra en dependencias policiales en Estambul sin documentación y a la espera de ser deportada», añadieron las citadas fuentes.

La familia de la joven, residentes en el municipio malagueño de Torrox, pidió ayuda a las autoridades españolas para localizar a María Jimena Rico, de 28 años –de madre argentina y padre español–, de la que no tenían noticias desde el pasado lunes. Había ido con su novia egipcia, Shaza Ismail, a Dubái para visitar a la madre de esta última. Les habían dicho que estaba enferma, aunque según ya contó la familia de Jimena, no era cierto. Había sido una mentira del padre de Shaza para retener a su hija, de 22 años, en el país en el que reside la familia, y alejarla de su novia. Al enterarse las dos jóvenes de que el padre de Shaza la habían denunciado por homosexualidad en Dubái, decidieron huir en avión a Georgia. Fue allí donde el padre de Shaza las localizó y «rompió el visado», recordó María del Valle. Después, fruto del pánico, decidieron volver a huir. Su objetivo era llegar a Estambul y de ahí regresar a Europa. Sin embargo, este viaje se truncó en la ciudad de Samsun, «donde fueron detenidas, al ir indocumentadas (aunque su hermana dice que iban con el pasaporte). A continuación fueron trasladadas a Estambul, donde nada más bajar del autobús las esperaba la Policía turca y volvieron a ser detenidas», concluyeron desde Subdelegación de Gobierno de Málaga.