La misma exigencia en toda España para entrar en la universidad

Educación determinará el 70% de los contenidos sobre los que se debe preguntar a los estudiantes en la reválida de Bachillerato.

Las comunidades socialistas quieren que se mantenga la antigua selectividad
Las comunidades socialistas quieren que se mantenga la antigua selectividad

Educación determinará el 70% de los contenidos sobre los que se debe preguntar a los estudiantes en la reválida de Bachillerato.

El Ministerio de Educación quiere que los estudiantes de toda España accedan a la universidad en las mismas condiciones y se les exija a todos por igual en la prueba final de Bachillerato que permite cursas estudios de grado. Es por esto por lo que ha introducido modificaciones en el proyecto de orden ministerial que se presentó ayer a las comunidades autónomas de tal manera que el Estado decidirá el 70 por ciento de los contenidos esenciales sobre los que se debe examinar a todos los alumnos españoles. Deja en manos de las comunidades la elaboración de las preguntas y las fechas de examen. La «reválida» de Bachillerato, como también se denomina a esta prueba, será casi idéntica a la PAU. La diferencia se encuentra en que antes, los alumnos se examinaban de las asignaturas troncales pero no era obligatorio hacerlo de las optativas. Ahora habrá que examinarse de las asignaturas troncales general, de opción y una específica. Es decir, que en lugar de seis asignaturas, los estudiantes tendrán que hacer ocho.

Se desechan las preguntas memorísticas. Cada prueba tendrá una duración de 90 minutos con descansos de 20 minutos y una duración máxima de cuatro días de exámenes, que puede ampliarse a cinco en las comunidades con lengua cooficial. Además se guardará la nota de una convocatoria a otra de tal manera que alumnos que se examinen en junio, podrán subir nota de una o de varias asignaturas en la convocatoria de septiembre sin necesidad de tener que volver a examinarse del resto de materias.

Preguntas adaptadas

Cada examen constará de un mímino de dos y un máximo de 15 preguntas y contará con una información que llevará preguntas asociadas. Esa información colocará al alumno en una situación próxima a su vida (situaciones personales, familiares, escolares y sociales, además de entornos científicos y humanísticos). Así, el estudiante no tendrá que reproducir una información que ha aprendido de forma memorística. Ocurrirá, por ejemplo, que se enfrente a un texto sobre el que después se le harán preguntas de tal manera que pueda aplicar sus conocimientos a la vida real. Las preguntas deberán ser: de opción múltiple (con una sola respuesta correcta inequívoca de manera que el alumno se limitará a elegir una de entre las opciones propuestas); semiabiertas (preguntas con respuesta correcta inequívoca y que exigen construcción breve por parte del alumno y abierta); y preguntas que exigen construcción por parte del alumno y que no tienen una sola respuesta correcta (se engloban en este tipo las producciones escritas y las composiciones plásticas).

Antes del 10 de junio

La evaluación final de Bachillerato de este año deberá finalizar antes del día 10 de junio. Antes del 24 de junio, los resultados de las pruebas deberán ser difundidos y entregados al alumnado y en su caso a sus padres, madres y tutores legales.

Anonimato

Los resultados de las pruebas serán difundidos sin identificación de datos de carácter personal y siempre garantizando el anonimato de los estudiantes y sus familiares.

Sólo para la universidad

La evaluación final de Bachillerato correspondiente a las dos convocatorias que se realicen en el año 2017 (junio y septiembre) únicamente se tendrá en cuenta para el acceso a la universidad.

Un 4 como mínimo

El alumnado que finalice sus estudios de Bachillerato en el curso 2016-2017 deberá obtener una calificación igual o superior a 4 puntos en la «reválida» para que pueda ser tenida en cuenta en los procedimientos de admisión de las universidades a las enseñanzas universitarias oficiales de Grado. Al realizar la media con las notas obtenidas en el Bachillerato el alumno tendrá que tener, como mínimo, un 5. La prueba no es obligatoria para quien no quiera ir a la universidad, ni servirá para obtener el título de Bachillerato, tal y como dijo Mariano Rajoy en su investidura.