Porto reconstruye sus movimientos en la tarde que desapareció Asunta

Rosario Porto, flanqueada por una comisión judicial, ha reconstruido este jueves entre Santiago y Teo (A Coruña) sus movimientos en la tarde del 21 de septiembre, cuando desapareció su hija, Asunta Basterra, cuyo cadáver fue hallado la madrugada del día 22 en una pista forestal del municipio vecino de Compostela.

Junto con el juez que instruye la causa, José Antonio Vázquez Taín y los letrados personados en la causa, Rosario Porto ha recreado durante más de dos horas y media los trayectos que realizó durante aquella tarde. La comitiva judicial estaba formada por hasta seis vehículos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, además de la furgoneta blanca y sin rotular en el que viajaba la madre de la menor, de la que no se ha bajado en ningún momento.

La reconstrucción se inició poco después de las 17.00 horas en la calle General Pardiñas, de donde Porto recogió el día de los hechos su vehículo. Tras recorrer el centro de Santiago, la comitiva se desplazó hasta su casa de Montouto, en Teo. A continuación, Porto regresó a Compostela para, según su versión, dejar a su hija Asunta en la Plaza Doctor Puente Castro y volver a la vivienda de Montouto.

La comitiva judicial que realizaba la reconstrucción se dirigió después desde Teo a un centro comercial, donde la madre de Asunta, según su relato, pretendía realizar unas compras. Posteriormente, el dispositivo desplegado para la reconstrucción de los hechos ha regresado una tercera vez a la casa de Montouto. Ya sobre las 19.30 horas, han pasado de nuevo por General Pardiñas para, después, concluir en los juzgados de Santiago.

Por la mañana, Porto se ha sometido durante unas seis horas a pruebas psicológicas y psiquiátricas practicadas a petición del fiscal de la causa.

Porto había llegado procedente de la prisión coruñesa de Teixeiro a los juzgados de Santiago a las 10.00 horas en un furgón de la Guardia Civil. Media hora antes había accedido al edificio judicial su abogado, José Luis Gutiérrez Aranguren, quien no estuvo presente en la pericial.

Estas pruebas, según había señalado Aranguren a su entrada al juzgado, pretenden determinar si Porto "es capaz de cometer estos hechos". La madre de Asunta fue sometida a las pruebas psicológicas y psiquiátricas durante mas de seis horas.

A las 14.15 horas su abogado abandonó los juzgados y aseguró que había intentado hablar con su clienta, pero ésta estaba todavía haciendo la prueba, que llevaron a cabo un psiquiatra y un psicólogo forense.

Desde su detención e imputación primero por un delito de homicidio, posteriormente agravado a asesinato, los padres de la menor, que se encuentran en prisión preventiva en la cárcel de Teixeiro, se habían negado a colaborar en las diligencias hasta que no se levantase el secreto del sumario.

Una vez que el juez procedió a su levantamiento, frente a la postura del padre, Alfonso Basterra, que se ha acogido a su derecho a no declarar ante el juez, la madre aceptó hacerlo para insistir en su inocencia y a someterse a pruebas psicológicas, que se han llevado a cabo este jueves, mientras que su exmarido declinó hacerlas.