Premios para presumir de tecnología e innovación

El consejero de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid, Rafael van Grieken, presidió la segunda edición de los Premios Tecnología e Innovación. «Tenemos que ver los avances tecnológicos como una gran oportunidad, no como una amenaza», aseguró

Según recoge la Real Academia Española, el término «tecnología» confiere al conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico. Dicho de una manera más comprensible, se trata de la ciencia que nos ayuda a resolver los problemas más simples –y también complejos– y nos permite disfrutar de una vida cada vez más sencilla. Todo lo que nos rodea, de algún modo u otro, es tecnología. Es una cualidad del ser humano que, en su naturaleza, busca adaptarse a unas necesidades que según avanzan los años van variando.

LA RAZÓN, consciente de la importancia que tiene en nuestras vidas, y tras el éxito cosechado el pasado año, celebró la segunda edición de los Premios Tecnología e Innovación. El objetivo de estos galardones es reconocer la labor de todas aquellas empresas, profesionales y entidades que, día a día, apuestan fuertemente por la evolución tecnológica en busca de una mayor eficiencia de nuestros recursos, una mejora constante de los productos que se fabrican y, por tanto de nuestra calidad de vida. El acto contó con la notable presencia del consejero de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid, Rafael van Grieken, quien felicitó a los premiados por la importante labor que realizan.

Pepper María José Sáez, presentadora del informativo de la mañana de Antena 3, condujo la gala con la inestimable ayuda de Pepper, uno de los humanoides más avanzados del mercado de la robótica. Está diseñado por Soft Bank Robotics, distribuido y programado por Robotrónica, y es capaz de interpretar el estado de ánimo de las personas y reconocer gestos, sonidos, expresiones y el propio tacto. María José Sáez, Pepper no es sólo un ejemplo claro de lo que el ser humano puede conseguir, sino también una contribución al progreso de la sociedad y a la constante mejora de nuestra calidad de vida. El director de LA RAZÓN, Francisco Marhuenda, quiso dedicar unas palabras de agradecimiento no sólo a todos los premiados, sino también «a todos aquellos que dedican su esfuerzo y sacrificio a la investigación e innovación para que cosas que, antes eran impensables, se conviertan en realidad». Francisco Marhuenda mantuvo que productos innovadores como Pepper, del cual se quedó impresionado por su movilidad y por su capacidad de habla, «nos abren nuevas oportunidades y no tenemos motivos para temer que en un futuro nos puedan sustituir». El director de nuestro periódico afirmó que la tecnología «está en continuo desarrollo», y recordó la famosa anécdota de la dimisión del director de Patentes y Marcas de Estados Unidos a finales del siglo XIX, que abandonó su cargo porque «ya no quedaba nada más por inventar». Al finalizar su discurso, dio paso de nuevo a María José Sáez para comenzar la entrega de premios.

21 galardonados

Al tratarse de un total de 21 galardones –que incluían categorías tan importantes como el compromiso medioambiental, la seguridad o la inversión en I+D+i– y con el fin de hacer la gala más amena y dinámica, los premiados recogieron la «estatuilla» de manos de Francisco Marhuenda y del consejero de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid, Rafael Van Grieken. Después, posaron para la foto y mostraron su agradecimiento por recibir tal distinción. «Gracias a LA RAZÓN por prestarle una atención muy especial tanto a la parte de la educación como a la de la investigación». Con estas palabras de agradecimiento, el consejero de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid comenzó su discurso una vez entregados todos los premios. Asimismo, recordó que la tecnología está cambiando nuestra forma de vivir y mencionó a Pepper como una llamada a la reflexión. «Podemos contemplar a este humanoide como una amenaza, o también como

una gran oportunidad».

No hay ninguna duda de que la tecnología y la investigación ofrecen un valor económico y competitivo a las empresas, unas propiedades que, hoy en día, necesitan prácticamente la totalidad de las compañías. Pero por desgracia, la innovación obtenida no es siempre visible y no se le otorga el valor que realmente se merece. De este modo, Rafael Van Grieken mencionó a esta cuestión como uno de los retos más inmediatos que están planteados. «Tenemos que conocernos mejor para poner en valor todo lo que significa y todo lo que realiza nuestro tejido empresarial. Premios como los que entrega LA RAZÓN contribuyen a la difusión de la información tecnología, que pocas veces llega al público», señaló.

Brecha de género

El consejero de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid anunció el programa de fomento de la tecnología que se va a llevar a cabo en la capital y que va a estar centrado en la inclusión de la mujer a todos los ámbitos tecnológicos. En la actualidad, en la participación en proyectos innovadores existe una importante brecha entre hombres y mujeres, y urge que disminuya hasta su completa desaparición. Rafael Van Grieken también mencionó a la educación como un pilar básico y destacó la importancia del bilingüismo que gran parte de los institutos de la Comunidad de Madrid dispone hoy en día . Van Grieken aprovechó también para sacar pecho por su territorio. Esta Comunidad continúa con su apuesta seria por la investigación y la innovación, y por ello ha multiplicado con creces el presupuesto desde los 55 millones de euros disponibles en 2015 hasta los 115 millones previstos para el año 2019. «Queremos que Madrid se convierta en un centro de atracción tecnológica y teniendo a empresas como las que tengo hoy delante estoy seguro de que lo conseguiremos», sentenció. Una vez finalizado su discurso, bajo el aplauso de los asistentes, se realizó la célebre foto de familia con todos los premiados. Más tarde, para poner la guinda a la noche, se celebró el gran momento que vive la tecnología en nuestro país con un fantástico cóctel.