País Vasco, Madrid y Castilla y León, comunidades con mayor mortalidad por cáncer

Las personas con edades comprendidas entre los 50 y los 69 años son las más afectadas, con una incidencia del 50% en los últimos cinco años.

Mariano Barbacid
Mariano Barbacid

Las personas con edades comprendidas entre los 50 y los 69 años son las más afectadas, con una incidencia del 50% en los últimos cinco años.

País Vasco, Madrid y Castilla y León son las regiones en las que el cáncer tiene un mayor impacto en la mortalidad, con un peso del 30,3%, el 29,3% y 28,8%, respectivamente, en el conjunto de los fallecimientos registrados en los últimos cinco años. Esta es una de las principales conclusiones que se desprenden del Estudio AXA sobre Incidencia del Cáncer en la Mortalidad en España, elaborado por la aseguradora a partir de los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes al periodo 2006-2010. En el otro extremo se encuentran Melilla, donde la enfermedad estuvo detrás del 21,9% de las muertes que se produjeron en la ciudad autónoma, Ceuta, con una incidencia del 23,7%, y Andalucía, donde el cáncer provocó uno de cada cuatro fallecimientos (25,3%).

En conjunto, el cáncer supuso el 27,3% de todas las muertes registradas desde 2006 en España, por detrás de las provocadas por patologías de tipo cardíaco y vascular, que causaron el 31,7% de los fallecimientos. Estos dos son, de lejos, los principales motivos de defunción, muy por encima de otras dolencias, como las enfermedades del sistema respiratorio (11%), o de siniestros, como accidentes de tráfico (0,83%).

El estudio, elaborado con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, que se celebra el próximo 4 de febrero, confirma que la enfermedad se mantiene como la principal causa de muerte entre los hombres en España. Uno de cada tres varones que fallecieron en los últimos cinco años lo hicieron como consecuencia directa de esta patología, por delante de otras causas como las enfermedades cardíacas y vasculares (27,9%) o las relacionadas con el sistema respiratorio (12,3%), según los últimos datos del INE. El cáncer se cobró la vida del 32,5% de todos los varones que fallecieron en España en estos últimos cinco años, frente a una incidencia media de la enfermedad del 21,6% en el caso de las mujeres.

Pese a que el impacto en el sexo femenino es menor, cabe destacar que las muertes provocadas por el cáncer entre mujeres adultas (de 30 a 49 años) duplican las registradas entre los hombres de la misma edad, con una incidencia del 49,5% frente al 24,8% registrado en los adultos varones.

Por franjas de edad, la población española con edades comprendidas entre los 50 y los 69 años (sénior) es la que sufre en mayor medida el impacto del cáncer. Así, la enfermedad supone, aproximadamente, la mitad de las muertes registradas en este tramo de edad (un 54% de los fallecimientos en el caso de las mujeres y un 48% en el de los hombres).

Entre quienes tiene una menor incidencia el cáncer es entre niños y adolescentes (de 1 a 14 años de edad), para los que esta patología solo supone el 8,7% de las muertes registradas en el caso de las niñas y el 9,2% en el de los niños.

En los adultos (entre 30 y 49 años), las diferencias por sexo son especialmente significativas. Mientras el cáncer supone el 49,5% de las muertes registradas entre las mujeres, en los varones este porcentaje se reduce de forma sustancial, hasta el 24,8%.

Mariano Barbacid ha recalcado la importancia que un estudio como éste tiene para ayudar a la prevención del cáncer. "La información recogida permite analizar por qué hay esas diferencias entre Comunidades Autónomas, intentar hacer una mejor prevención en aquéllas en las que hay una mayor incidencia de la enfermedad y tratar de saber qué hacen aquéllas donde hay un menor impacto", ha explicado.

El investigador ha recordado que la prevención y el diagnóstico precoz del cáncer son claves para ganar la batalla a la enfermedad. "La sociedad debe ser consciente de la importancia de la detección temprana de los tumores. Porque un tumor pillado a tiempo es un tumor curable", ha señalado.

El impacto por Comunidades Autónomas

En el análisis de los datos por Comunidades Autónomas, el caso del País Vasco resulta significativo, ya que el peso del cáncer como una de las principales causas de fallecimiento es especialmente relevante. Algo que se hace notar, sobre todo, en los varones. Entre los hombres, en todas las franjas de edad, el impacto de la enfermedad en la comunidad autónoma está por encima de la media nacional, con diferencias más apreciables entre los adultos (la incidencia del cáncer es casi seis puntos porcentuales superior a la media del resto de España) y los sénior (la diferencia llega casi a los 6,5 puntos).

Algo similar sucede también con las mujeres en la región, con tasas de mortalidad asociadas a esta patología superiores a la media en todos los casos pero, sobre todo, entre las jóvenes (de 15 a 29 años de edad) y entre las mujeres de 50 a 69 años, donde las diferencias respecto a la media nacional superan los siete puntos porcentuales.

En Castilla y León, el impacto del cáncer en la mortalidad es especialmente significativo entre los hombres, con una tasa del 34,4%, y entre las personas mayores de 70 años, tanto en el caso de las mujeres (con una incidencia del 18,97%, la mayor de toda España) como en el de los varones (un 32,3%).

Otro caso reseñable es el de Navarra, donde la mortalidad provocada por el cáncer es la más alta de toda España entre las mujeres tanto de menor edad (la franja de 1 a 14 años) como las más maduras (adultas y sénior). En estos últimos casos, las diferencias con la media nacional llegan a rondar los ocho puntos porcentuales.

Otra comunidad en la que la incidencia del cáncer es superior a la del resto del país en varias franjas de edad es Madrid. Las muertes como consecuencia de la enfermedad son especialmente relevantes entre los hombres jóvenes (un 15,3% de fallecimientos provocados por tumores malignos) y ancianos (un 32% en los mayores de 70 años) y entre las mujeres sénior (58,8%) y las de mayor edad (18,3%).

Con menor mortalidad

En cuanto a las regiones en las que el impacto del cáncer en la mortalidad de la población es menor, cabe destacar el caso de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con tasas de mortalidad asociadas a la enfermedad por debajo de la media en buena parte sus habitantes, tanto hombres como mujeres, sobre todo entre los más mayores (tanto sénior como ancianos).

La Rioja también cuenta con una menor incidencia del cáncer como principal causa de la muerte de sus vecinos, salvo los casos puntuales de las mujeres en edad adulta y los varones sénior. Resulta llamativo que, entre las niñas y adolescentes, el peso de esta patología en los casos de fallecimiento es estadísticamente nulo y que el impacto en los jóvenes, tanto chicos como chicas, es sustancialmente menor que el registrado en las medias nacionales, con una diferencia de más de 14 puntos porcentuales en el caso de las mujeres y de cuatro puntos en el de los varones.

Andalucía es otra de las comunidades autónomas en las que el porcentaje de muertes provocadas por el cáncer está, en general, o por debajo o en línea de la media nacional en todas las franjas de edad y en ambos sexos. Las salvedades son los jóvenes varones, donde la incidencia supera la media del resto de España en cerca de dos puntos porcentuales (hasta 13,2%), y los hombres de mayor edad, donde, por el contrario, los fallecimientos vinculados a esta enfermedad caen 2,5 puntos respecto a la media del territorio nacional.