Un hospital de récord para curar los corazones indios

Con 30 operaciones cardíacas al día, el Hospital Narayana Hrudayalaya de Bangalore es el centro que más operaciones del corazón realiza en el mundo, con una mezcla técnicas de la empresa Walmart y el espíritu de la Madre Teresa de Calcuta.

Este centro, fundado en 2001 por el doctor Devi Shetty, ha logrado rebajar los costes a la mitad respecto a otros hospitales privados indios y si en Estados Unidos una operación a corazón abierto puede costar 50.000 dólares, en este centro del sur de la India la media gira en torno a 2.500 dólares.

"Nuestros costes son bajos gracias a la economía de escala. Cuantas más operaciones realizamos más barato resulta", explicó Shetty, de 60 años y formado en el Reino Unido.

El grupo médico, que hoy cuenta con 6.000 camas en 14 hospitales en la India, utiliza técnicas propias de empresas como Walmart con compras de material al por mayor que rebajan los precios.

Además, los quirófanos operan 12 horas al día, seis días a la semana, maximizando su rentabilidad.

"A diferencia del modelo de Occidente mejoramos la eficiencia haciendo que nuestros cirujanos realicen más operaciones. A mayor número de operaciones por médico mejoran los resultados porque tienen más experiencia y bajan los costes", dijo el doctor.

"El objetivo es ofrecer cuidados médicos lo más barato posible al mayor número de personas posible", remarcó el que fuese cirujano de la Madre Teresa de Calcuta.

Cierto espíritu de la samaritana impregna este proyecto, que aunque persigue y logra beneficios económicos ofrece además servicios sanitarios a los más desfavorecidos con el 60 % de sus pacientes que se benefician de alguna ayuda gubernamental o de ONG.

El propio Hospital Narayana financia 100 operaciones al mes a personas sin recursos a través de su ala caritativa.

Además, cuenta con un microseguro sanitario que da cobertura a tres millones de granjeros del estado de Karnataka, cuya capital es Bangalore, que pagan al mes 22 centavos de dólar.

Y es que el segundo país más poblado del mundo, con 1.210 millones de personas, sufre del corazón.

Los indios experimentan tres veces más complicaciones cardíacas que los ciudadanos de otros países debido a su genética, además de a una dieta rica en grasas y aceites.

"En este país necesitamos 2,5 millones de operaciones cardíacas al año y apenas se realizan 100.000", afirmó Shetty.

La sanidad pública de la tercera economía de Asia deja mucho que desear: el Estado sólo aporta un 16 % del gasto en salud y gasta un 4,1 % del PIB en este sector.

El Hospital Narayana nació en 2001 y hoy se ha convertido la "ciudad de la salud", un megacomplejo con 3.000 camas, entre ellas 1.000 para pacientes cardíacos y 1.400 para el cáncer, donde además se realizan 500 operaciones de cataratas al día.

Desde allí, opera una de las mayores redes de telemedicina cardíaca del mundo, con conexiones a 100 centros en todo país que han tratado en la última década a 53.000 pacientes.

Una iniciativa que se ha expandido a África con el lanzamiento, hace dos años, de una red de telemedicina que ofrece atención sanitaria en 55 ciudades africanas.

La ambición de este médico no tiene límites y proyecta contar con 30.000 camas médicas en la India en los próximos cinco años y rebajar el coste de una operación cardíaca a los 800 dólares.

El salto al extranjero ya se prepara en las Islas Caimán, a una hora de avión de Miami y donde construye un hospital que se prevé que comience a funcionar en abril de 2014, pensado para atraer a pacientes estadounidenses.

"Creemos que la India se convertirá en el primer país del mundo que desligará la atención sanitaria de la riqueza", dijo Shetty.

"La India probará al mundo que la riqueza de una nación no tiene nada que ver con la calidad de la sanidad que sus ciudadanos disfrutan", sentenció el cirujano.