Rescatados los tres españoles fallecidos en una avalancha en los Andes en Perú

Un cuarto español logró sobrevivir y fue evacuado con graves lesiones

Imagen de los Andes
Imagen de los Andes

Lo llaman «El monstruo blanco». Es el nevado Mateo, una bestia de rocas imponente cubierta de una capa blanca que ya se ha tragado la vida de varios alpinistas. Es el reto. Las últimas víctimas han sido tres montañeros españoles y su guía local.

Lo llaman «El monstruo blanco». Es el nevado Mateo, una bestia de rocas imponente cubierta de una capa blanca que ya se ha tragado la vida de varios alpinistas. Es el reto. Las últimas víctimas han sido tres montañeros españoles y su guía local, quienes fallecieron en esta montaña de los Andes de Perú a causa de una avalancha, mientras que otro español logró sobrevivir.

Los fallecidos, identificados por medios locales como los españoles Adrián San Juan Pello, Sergi Porteros Perello y Gerard Borrull Regal, y el guía peruano Rubén Darío Alva, fueron llevados por la Policía hasta el campo base del nevado y de ahí a un hospital en la provincia de Carhuaz. El español superviviente, identificado como Paolo Belmonte Calderón, fue evacuado a una clínica de la ciudad de Huaraz, capital de Ancash, para ser tratado de sus graves lesiones.

Un portavoz policial explicó que el grupo había coronado el nevado Mateo, en la región Ancash, en el centro de Perú y con más de 5.000 metros de altitud, cuando les sorprendió la avalancha en el momento en el que se preparaban para bajar. El superviviente dio la alerta sobre el accidente y los cuerpos de los fallecidos fueron localizados en la noche del domingo. Ya era demasiado tarde.

El grupo miraba al horizonte mientras subía, con la piel cortada por el viento y el hielo. El oxígeno escasea, los dedos se congelan. Hasta ahí todo dentro de lo previsible para estos montañeros expertos. Hasta que el Mateo empezó a rugir, uno de los miembros del grupo alzó la mirada y vio la ola de nieve acercarse desde la cima. Un portavoz policial explicó que sufrieron la caída de un desprendimiento de nieve a 100 metros de la cumbre, cuando retornaban, y aparentemente uno resbaló y arrastró a los demás, que iban atados a una cuerda.

Los cuerpos de los tres montañeros españoles y su guía peruano que murieron este fin de semana a causa de una avalancha en los Andes de Perú fueron rescatados y trasladados hasta la ciudad de Huaraz, capital de la región norteña de Áncash, informaron hoy fuentes oficiales. Aunque en un primero momento se indicó que su destino era la ciudad de Carhuaz, las autoridades decidieron que sea hasta la morgue del Ministerio Público en Huaraz, una ciudad situada a más de 400 kilómetros al norte de Lima.

El presidente de la Asociación de Guías de Montaña de Perú, Rafael Figueroa, declaró que el guía peruano fallecido llevaba 12 años como montañero. «Tenía mucha experiencia, pero el problema es que ahora los glaciares tienen muchas alteraciones por el cambio climático. Antes era más seguro escalar y ahora hay un cambio que sorprende a los guías de montaña».

En Ancash se encuentra la Cordillera Blanca, una cadena de montañas de los Andes centrales cubierta de nieve que es una de las regiones predilectas de los montañeros para hacer ascensos a sus picos y practicar deportes de aventura. La cifra promedio de fallecidos, en los nevados de Ancash, es de cinco al año. Los factores de muerte se deben a la falta de experiencia de los alpinistas y accidentes, como las avalanchas, enormes capas de nieve que se desprenden de la ladera de la montaña y se rompen como vidrio roto conforme se precipitan colina abajo.