Una mujer pierde 272 kilos después de asfixiar con su cuerpo a su sobrino

Imagen de Mayra antes de pasar por el quirófano
Imagen de Mayra antes de pasar por el quirófano

Mayra Rosales, de 32 años, fue absuelta el año pasado de matar a su sobrino, después de caer sobre él y asfixiarlo. La conocida en Estados Unidos como "la asesina de la media tonelada"llegó a pesar 544 kilos, lo que la convertía en la mujer más pesada del mundo. Después del triste suceso, ocurrido en 2008, decidió poner fin a su problema y someterse a una operación. Para trasladarla al hospital, un grupo de obreros de la construcción tuvo que derribar la pared de su casa para sacarla y la subieron a un camión porque no cabía en la ambulancia. Después de varias cirugías, muchas sesiones de ejercicio físico y rehabilitación y una estricta dieta -a base de proteínas, verduras al vapor, postres sin azúcar y sopas-, Mayra ha logrado perder 272 kilos en cinco años hasta los 181 actuales, según informa el diario británico "DailyMail".

Su caso fue muy mediático. Mayra confesó el asesinato de su sobrino en 2008 para proteger a su hermana, que maltrataba a su hijo. Las pruebas constataron que los golpes que tenía el muchacho en la cabeza eran incompatibles con un golpe de Mayra, que no tenía la movilidad suficiente para provocar dichas lesiones. Sin embargo, Mayra confesó el crimen: "Pensé que iba a morir de todas formas, así que decidí admitir que lo había hecho para proteger a mi hermana porque la amo". Su abogado argumentó que "tendría que haber girado el brazo para golpear al niño en la cabeza, pero ella no podía moverlo de esa manera."Mayra luego testificó que fue testigo de cómo su hermana golpeaba al niño con un cepillo en los brazos, las piernas y la cabeza. "Hubo abuso de ella hacia su hijo. Ella le gritó y le dio una patada. Esa noche el niño no quería comer y, ante la frustración, ella lo golpeó en la cabeza con un cepillo", dijo. Finalmente, su hermana Jamie fue condenada a 15 años de prisión por malos tratos.