Una productora reconoce estar detrás de ocho vídeos «virales» falsos en los últimos dos años

La serie fue concebida como un experimento social para explorar la creación y distribución de los "nuevos medios"

"The Viral Experiement"ha recibido más de 205 millones de visionados, en más de 180 países, con más de 1,6 millones de "me gusta"y han generado más de medio millón de comentarios.

¿Cuántas noticias debemos creernos? Con esta enigmática pregunta arranca un vídeo de la productora australiana The Woolshed Company, responsable de algunos de los vídeos más vistos y compartidos en los dos últimos años en las redes sociales y emitidos en los informativos de todos los puntos del planeta. La compañía comenzó un experimento sociológico dentro del proyecto "The Viral Experiment"y los ocho vídeos falsos creados por ellos han recibido más de 205 millones de visionados, en más de 180 países, con más de 1,6 millones de "me gusta"y han generado más de medio millón de comentarios. Desde ataques de tiburones, caída de rayos, el oso que perseguía a un snowboard, aviones no tripulados que caen, el hombre que perseguía a un tornado o la mujer que posaba con un león muerto y era atacada por otro. La serie de ocho vídeos dirigida por Richard Hughes & Caspar Mazzotti fue concebida como un experimento social para explorar la creación y distribución de los "nuevos medios".

De esta manera, despejan todas las íncógnitas que habían surgido entorno a los vídeos, que muchos creyeron como reales pero que otros sospecharon de su autenticidad.

Lo cierto es que han logrado engañar a muchos internautas, entre ellos, muchos periodistas, que los han emitido en los principales informativos y les han dado un lugar destacado.

Para arrojar un poco de luz, han elaborado un vídeo en el que explican todo el proceso y muestran cómo fueron granados algunos de estos populares vídeos.

El tiburón que ataca a un nadador en la bahía de Sidney y sobrevive, fue el primero de los falsos vídeos. Publicado el 11 de junio de 2014, ha recibido 34 millones de visitas:

El segundo de los vídeos de esta serie llegó el 19 de agosto del mismo año y mostraba a un conductor que se dirigía con su coche hacia un tornado. Al estar lo suficientemente cerca, se baja para hacerse un selfie. Después comienza una supuesta y angusiosa huida hasta que se consigue refugiar de nuevo en el vehículo. En esta ocasión, la cifra de visualizaciones se sitúa en 13,7 millones.

Los dos siguientes fueron menos ambiciosos y son quizás los más cómicos. El primero es una sátira sobre la obsesión por los "selfies"y muestra a un grupo de personas en un barco ataviadas con sus palos para hacerse autofotos. Esta obsesión acaba en una pelea que finaliza con un de ellos en el agua mientras uno de los tripulantes lo inmortalizada con su "palo selfie". En esta ocasión, sólo llegaron a las 600.000 reproducciones.

El 31 de agosto de ese año, se estrenaba la última película de la saga de "Star Wars"y una cámara captaba la caída por unas escaleras de un hombre disfrazado de soldado del Ejército Imperial. En esta ocasión, el vídeo llegó a las 438.000 reproducciones.

Desde el 15 de septiembre de 2015 se puede ver el vídeo de un dron que cae en medio de un concierto de música electrónica y los asistentes lo usan para grabar todo lo que ocurre cerca del escenario. Hasta hoy, más de tres millones de personas lo han visto.

Los tres últimos son los más espectaculares. El 1 de febrero de este año un joven graba a su novia en una zona rocosa de la costa australiana, cuando un rayo cae sobre el mar.

El 10 de abril, una joven se calzaba su snowboard mientras escuchaba a Rihanna y comenzaba un descenso por la montaña sin percatarse de que la estaba persiguiendo un oso. En esta ocasión, con más de 8,4 millones de reproducciones, comenzaron a levantarse sospechas y en pocas horas se descubrió que se trataba de un engaño.

El último, es el que más suspicacias levantó. El león que ataca a una mujer mientras posa para una foto con un ejemplar muerto. En poco más de un mes, ha logrado 7,6 millones de visualizaciones.