Baidu y Huawei, deberías estar atento a esto

La reciente unión de los dos gigantes chinos va mucho más allá de la innovación en el área de la Inteligencia Artificial.

Este motor de búsqueda chino tiene el cuarto puesto a nivel global con un 98% de su tráfico en el gigante asiático
Este motor de búsqueda chino tiene el cuarto puesto a nivel global con un 98% de su tráfico en el gigante asiático

La reciente unión de los dos gigantes chinos va mucho más allá de la innovación en el área de la Inteligencia Artificial.

De acuerdo con los últimos datos, las páginas webs más visitadas actualmente son Google, en primera posición, luego YouTube, Facebook y Baidu, el motor de búsqueda chino. Teniendo en cuenta que este sitio basa el 98% de su tráfico en el gigante asiático (el resto se distribuye entre Japón y Corea del Sur, principalmente), hablar de un cuarto puesto a nivel global es sorprendente... y al mismo tiempo lógico. Las cifras de Baidu son para envidiar. Tiene el 44,5% del mercado móvil en China y un total de 700 millones de usuarios activos. Medio millón de personas realizan compras a través del buscador, 150 millones usan su servicio de música en streaming, 341 su sistema de navegación –equivalente a Google Maps– y 100 millones recurren a Baidu Wallet, el sistema de pago a través del móvil. A diario, sí, a diario, se descargan unas 130 millones de applicaciones para Android desde Baidu: casi cuatro mil millones al mes.

Evidentemente, estamos hablando de un gigante.

Y luego está Huawei. De este coloso ya hemos estado hablando anteriormente. Basta saber que fueron los primeros en incorporar la inteligencia artificial (IA) en el hardware de un smartphone (el microprocesador Kirin 970 en el Mate 10) y que, en los últimos meses, se disputan con Apple el segundo puesto en ventas globales de teléfonos inteligentes.

Pues, en los últimos días del año, Huawei y Baidu han «cometido» matrimonio –uno de conveniencia, sin duda–, pero que tiene toda la intención de buscar la reconfiguración del mapa tecnológico. ¿Qué pasaría si Google y Apple decidieran unirse? Pues eso...

«La clave del futuro se basa en los dispositivos inteligentes y en cómo nos ayudarán activamente, sin limitarse a responder a lo que les pedimos», explicó, durante el anuncio del acuerdo, Richard Yu, consejero delegado de Huawei. «El objetivo es acelerar la innovación en el sector IA, desarrollando futuras generaciones de smartphones y ofreciendo a los consumidores del mundo entero soluciones de IA que los comprendan mejor».

Por su parte, Robin Li, presidente de Baidu, señalaba que «la era de Internet está evolucionando, y pronto pasará a convertirse en la era de la Inteligencia Artificial. Juntas, Baidu y Huawei pueden emprender muchos proyectos que, hasta ahora, habrían sido incapaces de completar por sí solos».

Tres claves fundamentales de estas palabras: acelerar la innovación, para el mundo entero y era de la Inteligencia Artificial.

Los motores de búsqueda eficientes –léase Google o Baidu, en este caso– saben mucho más de nosotros de lo que pensamos. Voluntariamente le hemos cedido nuestro nombre, género, edad, lugar de residencia y hasta número de teléfono. Pero si tenemos una cuenta en gmail y nos tomamos unos minutos para buscar en el historial, es posible ver que Google también sabe qué música nos gusta, qué tipo de comida, deportes que practicamos, dónde hemos estado en los últimos años y hasta con quién. Dónde trabajamos, la frecuencia con la que nos contactamos con un asistente de voz y para qué.

Toda esta información (y más aún) es lo que llevará a la IA de la era de la conectividad a la del aprendizaje primero y luego a la de la cooperación. Si hoy responden preguntas y maximizan ciertos procesos (como la cámara de los móviles), mañana estarán conectados a la internet de las cosas (IoT) con el objetivo de crear el hogar, las carreteras y las tiendas inteligentes; y, pasado mañana, nos enseñarán a nosotros lo que están aprendiendo.

Baidu y Huawei buscan, según afirmaron en la presentación, mejorar los sistemas de reconocimiento de voz e imágenes para dispositivos inteligentes. Esto quiere decir que nuestras relaciones con las máquinas serán más fluidas, que la realidad aumentada comenzará a despegar –por enésima vez, a ver si esta es la verdadera– y que el smartphone dará un nuevo salto en cuanto a presencia en nuestra vida. Ya no sólo será nuestra tarjeta de crédito, se convertirá en nuestro DNI y nuestro pasaporte, nuestro médico de cabecera, traductor instantáneo (y comprensible) y, probablemente, también en una suerte de alcahuete impositivo.

¿Cómo nos afecta todo esto? Unos meses atrás, Huawei anunció su colaboración con el Grupo PSA (Peugeot, Citroën y Opel). Por su parte, Baidu mostrará en el inminente CES de Las Vegas sus ensayos en tecnología 5G. Todo para garantizar la efectividad de los coches autónomos, entre otras, demostrando que «los amigos de mis amigos, son mis amigos». Un gigante de internet, uno de la industria del automóvil y otro de los dispositivos móviles unidos, aprendiendo de todos los datos que generen.

Pero este es el primer paso. En breve, Huawei anunciará alianzas con empresas de entretenimiento (videojuegos o series y películas), organizaciones de investigación médica (el vínculo entre salud e IA será fundamental en el futuro más próximo) y hará nuevas amistades con compañías vinculadas a dispositivos para smarthome.

Si una década atrás, el smartphone dejó de lado las llamadas y nos inició en otros medios de comunicación, la alianza entre Huawei y Baidu es la línea de partida para una era de conexión en la que ya no sólo se comunicarán los propietarios de los teléfonos inteligentes, sino que éstos se conectarán entre sí, con otros dispositivos y hasta con otras personas.

En la última década ha cambiado mucho lo que hacemos con nuestros móviles. Pues así de relevante será la transformación en los próximos diez años... sólo que será nuestro móvil el que haga cosas con nosotros.