Actualidad

Gadgetmanía: un Barça-Madrid de capricho

El 90% de los que verán hoy el clásico no estarán en el Camp Nou, pero la distancia se acorta con la tecnología.

Sonido envolvente

Si la discreción no es un requisito pero solo contamos con una tablet o un teléfono, la respuesta son los Megaboom 3 de Ultimate Ears. Sorprende la potencia que tienen con su tamaño casi de bolsillo. Por algo su conexión bluetooh sigue operativa hasta 45 metros. Es posible controlarlo tanto desde el altavoz, como desde una app propia. Es resistente al agua (no lo hemos probado con cerveza) y tiene opción de carga rápida inalámbrica. Después del partido, basta pulsar el Magic Button para acceder al catálogo completo de Apple Music o a Deezer Premium para Android.

Energía a tope

Si la posibilidad de verlo en casa o en un bar está descartada, la única opción es el móvil o una tableta. Para garantizar que no nos vamos a quedar sin batería, la mejor herramienta es la Powerstation USB-C XXL de Mophie, una bestia, literalmente, con 19.500 mAh en su interior, conexión para dos dispositivos simultáneos (uno de ellos puede ser un portátil) y una potencia de hasta 30 W, lo que le permite la carga rápida de los dos dispositivos simultáneamente. Por si fuera poco, el diseño también es potente.

En privado

Si la idea es no delatar que estamos escuchando el encuentro, los cascos DSR7BT de Audio-Technica son la salvación (siempre que seamos discretos en nuestras muestras de alegría y/o rabia). Cuentan con tecnología Pure Digital Drive (se saltan la conversión de analógico a digital garantizando una transmisión fiel al original). Llevan controles táctiles para volumen, pausa, play y llamadas, e indicadores LED que informan de la conexión bluetooth o la batería. Tienen 15 horas de autonomía en uso continuo y hasta mil en modo standby.

El que todo lo sabe

Siempre hay un invitado que sabe todas las formaciones, todos los resultados, y nunca se calla. Para tener toda esa información en el momento que queramos ha llegado (por fin) Alexa, el asistente de voz de Amazon. Presentado esta semana en español, podemos consultarle los suplentes del clásico del 84, quién fue el máximo goleador de cada equipo y también controlar las luces del hogar, el volumen de la televisión, pedir una pizza o hacer videollamadas para compartir el encuentro (o chinchar a alguien con el resultado). Y, cuando termine el encuentro, pediremos taxis para que los invitados se vayan, programaremos los horarios de la semana y haremos una playlist para celebrar... o sobrellevar el duelo. Solo le falta dejar ordenado todo el salón.

Un partido inteligente

La llegada de la inteligencia artificial a los televisores es una bendición en muchos sentidos, aunque hay que tener cuidado con lo que decimos en voz alta. Los televisores LG OLED con sistema ThinQ permiten programar el apagado automático cuando termina la serie (o el partido), seleccionar cualquier contenido solo con un comando de voz, pedir estadísticas, repeticiones, zoom de imagen, referencias de otros encuentros... Y hasta nos avisa cuando ha terminado el programa del lavavajillas. Para que ningún invitado se vaya sin hacer su parte.

Un chef en casa

Si somos de los que disfrutamos siendo anfitriones existe la posibilidad de sorprender más allá de cualquier resultado deportivo con el Spherificator. Aunque en el nombre no se han esmerado mucho, sí lo han hecho con la tecnología. Este dispositivo, básicamente, permite convertir en pequeñas esferas, como huevas de caviar, prácticamente cualquier materia prima: zumo de naranja, cerveza, vodka, salsas, aguacate, melón, fresas... La lista de recetas incluidas sobrepasa el centenar.