Las «otras guerras» de Apple, entre Samsung y el FBI

Un teléfono Samsung, sobre la silueta del logo de Appple
Un teléfono Samsung, sobre la silueta del logo de Appple

La presentación de su nuevo Iphone no es el único «negocio» que ocupa estos días a Apple, que debe dedicar todos sus esfuerzos a otros dos frentes que mantiene abiertos. Por un lado, su pulso con el FBI a cuenta del móvil utilizado en el atentado de San Bernardino. Por el otro, el contencioso que tiene abierto con su gran rival, Samsung.

El Tribunal Supremo de EEUU aceptó este lunes mediar en la guerra de patentes entre la surcoreana Samsung y la estadounidense Apple, en la que la compañía tecnológica de Corea del Sur debe pagar 399 millones de dólares por copiar algunos aspectos patentados de la imagen del iPhone de Apple.

En una breve notificación, el alto tribunal anunció que celebrará una audiencia para estudiar el caso durante su próximo periodo de sesiones, que comienza en octubre y terminará en junio de 2017, según informa la agencia Efe.

Apple, con sede en Cupertino (California) y su principal competidor, Samsung, basado en Corea del Sur, mantienen desde 2011 una batalla judicial por las patentes de los teléfonos móviles que los ha llevado por tribunales de todo el mundo, y en la cual se enmarca el proceso actual.

La compañía de la manzana demandó a Samsung en 2011 por haberle plagiado la apariencia de sus dispositivos móviles y, en 2012, un jurado federal dio la razón a Apple, asegurando que su rival le había copiado el diseño de algunos dispositivos, como el modelo Galaxy S II.

En mayo de 2015, un tribunal de apelaciones del estado de Washington determinó que Samsung violó varias patentes del iPhone de Apple, con lo que reafirmó el veredicto de 2012.

Este tribunal de Washington, que se encarga de supervisar litigios relacionados con patentes, exigió a Samsung que pagara a Apple una indemnización de 930 millones de dólares.

Samsung ya pagó a Apple más de 548 millones de dólares en diciembre de 2015 en relación con este proceso, aunque parte del monto total de 930 millones de dólares está siendo revisado por un tribunal inferior.

La decisión del Tribunal Supremo de intervenir en el caso da alas a Samsung, que quiere que se anulen otros 399 dólares que tendría que pagar por supuestamente copiar parte del diseño de la cara frontal del iPhone, concretamente las pantallas planas o las esquinas redondeadas.

En documentos entregados al Tribunal Supremo, Samsung pide que se le reembolse el dinero que ya ha pagado por este asunto si la corte falla a su favor.

Apple urgió al alto tribunal a no estudiar el caso, argumentando que Samsung había copiado conscientemente el diseño de Apple tras su aparición en 2007 y que Samung se ha dedicado a crear «clones de iPhone» desde el lanzamiento del primer modelo de la serie Galaxy en 2009.

Samsung domina el mercado mundial de los teléfonos inteligentes y, según datos de la empresa especializada Strategy Analytics, un 20,1 % de los móviles adquiridos en todo el planeta durante el último trimestre de 2015 eran de esta empresa, mientras que Apple quedó en segundo lugar con 18,5 % de las ventas.

La privacidad del Iphone

En cuanto al segundo asunto, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, dijo que la compañía que dirige tiene la «responsabilidad» de proteger la privacidad de los usuarios y adelantó que no cederán en su defensa de esa causa.

«No esperábamos vernos en esta posición, en desacuerdo con el Gobierno», afirmó Cook en la sede de la empresa en la localidad californiana de Cupertino (EEUU), en referencia a la batalla con el Gobierno de estadounidense por el acceso a un teléfono Iphone en un caso de terrorismo.

«No rehuiremos de esa obligación», aseguró el responsable de Apple, un día antes de que el gigante de Cupertino se vea las caras con el Buró Federal de Investigación (FBI) en una audiencia en un tribunal de California, donde ambas partes defenderán sus posturas en la controversia sobre el acceso a un teléfono iPhone.

El FBI exige que Apple le ayude a desbloquear el iPhone de uno de los autores del tiroteo de diciembre pasado en la ciudad californiana de San Bernardino, en el que murieron 14 personas, una exigencia a la que se niega la empresa tecnológica.

Cook dijo hoy que el iPhone es un «dispositivo muy personal» en el que muchos usuarios ven una «extensión» de sí mismos.

El consejero delegado presentó hoy un vídeo en el que se hace un repaso de sus productos, y dijo que ayuda a entender «cuántas veces Apple ha cambiado el mundo», para subrayar que hay más de 1.000 millones de dispositivos fabricados por su compañía en el mundo.

«Es un hito increíble para nosotros», afirmó el consejero delegado de Apple, quien mencionó que el número de dispositivos es «un indicador del gran impacto que tiene Apple en las vidas de gente de todo el mundo».

«Y con eso viene acarreada una gran responsabilidad», insistió el consejero delegado.

Efe