LG UltraGear: respuesta inmediata

El monitor IPS gaming tiene un gran ángulo de visión y una respuesta de 1 milisegundo para vivir en tiempo real las acciones realizadas en un videojuego.

Los monitores UltraGear para videojuegos llegarán en otoño en dos tamaños, de 27 y 38”.
Los monitores UltraGear para videojuegos llegarán en otoño en dos tamaños, de 27 y 38”.

Los dos nuevos monitores para videojuegos tienen un tiempo de respuesta de tan solo 1 milisegundo para sentir cada acción de manera instantánea.

La evolución de la industria del videojuego ha sido espectacular en los últimos años con la llegada de avances tecnológicos que permite disfrutar al máximo en cada partida, y uno de los elementos esenciales para esta experiencia es el monitor. En LG han escuchado las demandas de los desarrolladores y usuarios para sacar al mercado su producto más avanzado, el monitor UltraGear, que consigue que el usuario sienta en tiempo real las acciones realizadas gracias a una respuesta de 1 milisegundo.

La rapidez de respuesta y un gran ángulo de visión son elementos fundamentales para vivir la partida más intensa, y del color se ocupa la tecnología Nano IPS que logra tonos más puros, cubriendo un mayor abanico, por encima del 98% del espectro DCI-P3 y del 135% del espectro sRGB.

El monitor LG UltraGear se comercializará a partir del tercer trimestre de 2019 en dos formatos, uno de 38” (38GL950G) con una resolución de 3840x1600 píxeles totalmente compatible con G-Sync, pantalla curvada y aspecto 21:9 sin bordes con luces RGB en la parte posterior, y otro de 27” (27GL850) que tiene una resolución de 2560 x 1440 píxeles, compatible con G-Sync a través de Adaptative-Sync que permite usar esta tecnología en monitores FreeSync.

La certificación VESA Display HDR 400 consigue unos colores más vivos y un excelente contraste para una experiencia visual más real en los videojuegos. Ambos modelos están certificados por NVIDIA a través de más de 300 pruebas de rendimiento y calidad de imagen para proporcionar la mejor experiencia de juego, todo ello sin parpadeos gracias a la sintonización NVIDIA G-Sync, con ajustes específicos como el modo Dynamic Action Sync, Black Stabilizer y Crosshair para obtener la máxima precisión, especialmente en juegos FPS.

El tiempo de respuesta de 1 milisegundo permite sentir cada acción del juego instantáneamente.

La parte trasera del monitor de 38", con aspecto 21.9 y forma curvada, lleva luces RGB que varían dependiendo del momento para coincidir con la acción.