La Veneno: de juguete roto a mito de la televisión

La serie creada por Javier Calvo y Javier Ambrossi lanza esta madrugada su último capítulo en Atresplayer Premium

«Es el mejor capítulo de la serie», «un final tristísimo, demoledor», así de claros han sido Javier Ambrossi y Javier Calvo al referirse a la última entrega de «Veneno», que se emite a las 00:00 horas de mañana en ATRESplayer Premium y que, sin duda, hará saltar por los aires todas las emociones contenidas durante siete semanas. En este octavo episodio, «Los tres entierros de Cristina Ortiz», veremos la decadencia de la persona y de la vedette, y el irremediable final cuando La Veneno sufre un extraño accidente y queda en coma.

La etapa más madura de la protagonista, un personaje televisivo, morboso y triste, ha sido interpretado con maestría por la última de la terna de actrices que dan vida al mito: Daniela Santiago, Jedet e Isabel Torres. «Era una responsabilidad muy grande porque hago La Veneno que más conoce todo el mundo», cuenta Torres a LA RAZÓN, y confiesa estar abrumada por tanto cariño recibido por su interpretación. Pero no ha sido fácil, incluso con la admiración que siente la actriz por la diva, «para no caer en la caricatura he tenido que hacer un trabajo de ''acting'' muy grande, tanto para mantener un peso que no era el mío, 96 kilos, cortarme el pelo, y, sobre todo, aprender a hablar como ella». Los Javis bromeaban diciéndole, «Isabel, ¡es que tienes un cubano dentro!», recuerda la canaria. Así que trabajó con el imitador Dani Veneno y con una coach de «acting». Para no defraudar a un público que todavía tiene muy presente a La Veneno, lo que «podía haber sido una catástrofe», se solucionó con «la posesión de Cristina, que se metía de vez en cuando en mi cuerpo y me sacaba ahí y me zarandeaba...

Visibilidad del colectivo

Y algo de razón tiene, porque, de no estar convencida de hacer el casting, «estaba gordita y no, no tenía mucho ánimo con el tema», Isabel Torres pasó a conocer a los Javis «y dije: esto tiene que ser para mí, sí o sí». Y entre tanto ruido de popularidad, quiere decir que «es muy necesaria esta serie. Debe emitirse en abierto para que todo el mundo pueda sensibilizarse y para que el colectivo al que yo pertenezco no se vea siempre con el tono del morbo, sino que se naturalice y que se entienda que, independientemente de tu orientación, o de tu identidad, o de lo que quieras ser en la vida, tú eres un ser humano».

La serie ha trastocado tanto su vida que «hay niñas que se ponen en contacto conmigo porque se han dado cuenta de que son transexuales y quieren hacer el proceso, pero que no saben cómo llegar a sus padres, como decírselo».Y el colofón será de infarto: «Quedan situaciones complicadas. Creo que va a hacer reflexionar mucho a la gente, tiene un toque muy bonito de la mano de los Javis. Este último capítulo es ella: el lado que mostraba era el fuerte, pero detrás había una persona que necesitaba mucho amor y eso es lo que yo muestro. Cristina era un ser humano, no un juguete roto de la televisión».

El mejor homenaje, rodeada de los suyos

El fenómeno mediático en el que se ha convertido la serie «Veneno» ha dado pie a que el grupo Atresmedia haya organizado un festival para este fin de semana que servirá de telonero al capítulo final. Así, hoy se emitirá a partir de las 22:30 horas un programa especial en el que participarán los Javis, el equipo técnico y el reparto original de la ficción. También están invitadas personas de la vida real cuyos personajes aparecen en la serie y que conocieron a Cristina Ortiz. Los espectadores podrán ver contenido exclusivo de la serie, escenas del rodaje y las mejores tomas falsas. También se emitirán algunos de los momentos televisivos más célebres que protagonizó La Veneno en televisión.