Cuando la Beneficencia vuelve a hacer honor a su nombre

Pasarela de caras conocidas al reclamo del denominado cartel más importante del año y que, a la postre, resultó histórico

Don Juan Carlos en el Palco Real de Las Ventas acompañado por Cristina Cifuentes y la Infanta Elena
Don Juan Carlos en el Palco Real de Las Ventas acompañado por Cristina Cifuentes y la Infanta Elena

Con los balcones engalanados de floreadas guirnaldas y variadas enseñas, Las Ventas lució ayer, en su última tarde de clavel de este 2016, sus mejores galas para vivir una nueva Corrida Extraordinaria de Beneficencia, que no una más. No una cualquiera. Una de esas que sirven para devolver el buen bajío y todo su lustre al que siempre fue el cartel más importante del año. Y así fue. Manzanares y López Simón. López Simón y Manzanares. Ambos nos lo demostraron sobre el ruedo con una doble Puerta Grande que obliga a remontarse a 1991, vida y media desde entonces, con Ortega Cano y César Rincón como protagonistas de este festejo. El colombiano hoy fue testigo directo de una tarde de esas en las que la gente sale toreando calle Alcalá arriba. De leyenda. Como el Rey Emérito. Después de su más de media docena de paseíllos hasta esos púlpitos con tronío del «2», Don Juan Carlos presidió como es preceptivo el festejo desde el Palco Real. Solemne como siempre. Blanco sin mácula. Le secundó una aficionada de pura cepa, su hija la Infanta Doña Elena, que no pierde ocasión para contagiar de su bendita pasión a sus dos hijos. Ayer, ambos les escoltaron: Felipe Juan Froilán y Victoria Federica. Completó el cartel en el Palco la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, que esperó al monarca en los, ayer, vallados aledaños del coso junto al empresario Manuel Martínez Erice.

Su compañera de partido María Dolores de Cospedal apostó por el callejón, mientras que el ex presidente del Congreso, el socialista José Bono, se dejó ver por el patio de arrastre camino de una barrera. Tampoco faltó otro ex, su homónimo en el Senado, Pío García Escudero, ni el ex alcalde de la Comunidad, José María Álvarez del Manzano.

Por el callejón, otro que se dejó ver fue el escritor Fernando Sánchez Dragó. También asomaron famosas del papel cuché como Carmen Lomana y la modelo Nieves Álvarez, ambas han salpicado mucho más esta isidrada sus frecuentes visitas a La Monumental. De levantino a levantino, el humorista Arévalo tampoco se perdió el colosal triunfo de Manzanares.

Mientras, el mundo de la gastronomía contó con todo un “dos estrellas Michelín” como Mario Sandoval. No muy lejos de él, Lucio, en el tendido bajo. Fieles a su perenne mayo venteño, los cantantes Jaime Urrutia y Caco Senante o la marquesa de Vega de Anzo, que departió antes de acceder al recinto con Javier Aresti, presidente de la Comisión Taurina de la Junta Administrativa de la plaza de toros de Bilbao. Y es que el tendido VIP, colgó también el “No hay billetes” en una tarde histórica. O incluso, para reescribirla.