David de Miranda: «Espero ayudar a Vanegas a seguir luchando»

El onubense desea que su triunfo sirva de apoyo anímico a su compañero lesionado

«Ayer vino a verme al hotel antes de torear y me aseguró que todo saldría bien. Por la noche me llamó para decirme ‘te lo dije’», confiesa De Miranda sobre su amistad con el torero venezolano que hoy pasa por una situación algo parecida (aunque mucho más grave) a la que él superó hace un año. El onubense espera así servir de inspiración y de apoyo anímico a su compañero Manolo Vanegas, que en 2018 sufría «tetraplegia incompleta» tras ser cogido toreando en el campo.

Casi no se había bajado de los hombros de quien le cargaba camino Alcalá y David ya tenía firmada su próxima gran tarde. En Nimes (Francia). A golpe de oreja. «Agradezco la sensibilidad de Simón Casas, que con la Feria de Nimes ya cerrada, ha forzado la situación para reabrir el cartel y sumar dos toros más para mí» en la tarde de Antonio Ferrera, Emilio de Justo y Toñete ante toros de Jandilla del próximo 8 de junio. En declaraciones a Mundotoro el empresario de Las Ventas y del Coliseo de Nimes justifica su reacción: «Hay que predicar con el ejemplo y no con la palabra. Este tipo de triunfos merecen una respuesta inmediata, porque es positivo para el toreo. Si estamos hablando de que se necesitan toreros nuevos y jóvenes, todos tenemos que intentar apoyar y hacer que los grandes triunfos y esfuerzos sean recompensados». David de Miranda vivía ayer su gran tarde, la soñada. Era su confirmación ante una Monumental llena y un cartel de figuras. Pero nada le pesó: «Tengo claro que el impulso de Madrid es el factor fundamental para el lanzamiento de cualquier torero joven. Era mi momento. A pesar de que ya habrá bastantes ferias cerradas, estoy seguro de que este triunfo me va a permitir vivir una temporada muy bonita». Hace un año el torero onubense se encontraba parado tras estar cuatro meses inmovilizado a causa de una lesión cervical sufrida en una corrida en Toro (Zamora). Ahora su ejemplo de superación podrá servir de inspiración a los que pasan por situaciones similares a la que el pasó. «Cuando hablé por la noche con Manolo Vanegas nos emocionamos muchísimo. Aunque su lesión es mucho más grave que la mía, estoy seguro de que saldrá adelante y espero que mi ejemplo le sirva de apoyo para seguir luchando», añade y matiza David de Miranda, muy comprometido con la evolución de su compañero.

«Despreciado» fue el toro de Juan Pedro Domecq al que De Miranda cortó las dos orejas. En palabras del ganadero: «Ha sido uno de los toros más importantes que he lidiado en Madrid» El triunfo y el luto de la Familia Domecq coincidían en la misma semana, ya que el pasado martes fallecía Fernando Domecq Solís, tío de Juan Pedro. «Fue un toro importantísimo, bravo, encastado y con las complicaciones lógicas que estas virtudes conllevan. Incluso el viento y la desafiante mirada del animal ayudaron a que la faena cobrase más emoción», afirma el matador. A pesar de estar a la altura de este exigente toro, el torero no abandona su natural autocrítica: «Es lógico que con mi escaso rodaje (en 2017 estuvo parado, en 2018 toreó 8 tardes y en 2019 llevaba solo una) me falte algo de soltura y rotundidad pero, más allá de los detalles, estoy muy orgulloso de lo que he conseguido». De Miranda se suma así a la larga lista de toreros que hoy ya garantizan el futuro y presente del escalafón.