El Fandi y Manzanares, a hombros en Huesca

El pañuelo del aviso se interpretó como una oreja para Ponce en el cuarto

Los diestros José María Manzanares (i) y El Fandi salieron a hombros tras cortar dos orejas cada uno en el festejo taurino de las fiestas de San Lorenzo celebrado esta tarde en Huesca.
Los diestros José María Manzanares (i) y El Fandi salieron a hombros tras cortar dos orejas cada uno en el festejo taurino de las fiestas de San Lorenzo celebrado esta tarde en Huesca.

David Fandila «El Fandi» y José María Manzanares abrieron esta tarde la Puerta Grande de la plaza de toros de Huesca tras cortar dos orejas por coleta. Enrique Ponce dio una vuelta al ruedo en el cuarto de la tarde.

El torero alicantino derrochó temple por el pitón con el noble tercero de El Pilar. No andaba sobrado de fuerzas pero Manzanares supo encelarse poniendo la muleta en la cara sin apretarle. Mató en la suerte de recibir y cortó las dos primeras orejas de la tarde. El sexto exigía mucho y sus embestidas eran bruscas. Lo intentó el torero pero la faena no tuvo eco en los tendidos.

El Fandi volvió a demostrar facultades con las avivadoras en el segundo. Llegó el toro al último tercio sin motor y lo pagó el granadino. A pesar de la suavidad con la tizona, el burel no daba para más. Pero salió a la plaza en quinto. El Fandi, espoleado tras su anterior actuación, lidió con un toro reservado y con genio para cortar las dos orejas.

Por su parte, Enrique Ponce dejó muestras de su clase y veteranía. En el primero, sin fondo, supo cuidarle y extraer las contadas tandas que tenía en su interior. El cuarto tampoco era toro de triunfo. Complicado y sin entrega, el de Chiva realizó una meritoria faena. La polémica llegó con el pañuelo que anunciaba el primer aviso. El presidente lo dejó en el palco y los operarios interpretaron que era una oreja para el torero. Ponce dio una vuelta al ruedo pero sin el apéndice.

En la plaza de toros de Huesca, se lidiaron toros de El Pilar (el 4º bis de la misma ganadería), desiguales de presentación. El tercero fue ovacionado en el arrastre. Enrique Ponce, palmas tras aviso y oreja tras aviso; El Fandi, silencio y dos orejas; y José María Manzanares, dos orejas y silencio. Lleno en los tendidos.