Juan Bautista, «un orgullo para los franceses» homenajeado por Madrid

Este lunes la Unión de Abonados y Aficionados Taurinos de Madrid reconocía la extensa trayectoria del diestro francés en la Sala Antonio Bienvenida de Las Ventas. Un acto en el que intervino el Embajador francés en España Jean-Michel Casa

Juan Bautista junto al Embajador (izquierda)
Juan Bautista junto al Embajador (izquierda)

El torero francés Juan Bautista ha sido homenajeado este martes en Las Ventas por la Unión de Abonados y Aficionados Taurinos de Madrid por sus 20 años de alternativa como matador de toros, en un acto en el que ha estado presente el embajador de Francia en España, Jean-Michel Casa. «Juan Bautista es un orgullo para los franceses», ha ensalzado el embajador, quien, asimismo, ha destacado la importancia que tiene la Tauromaquia en Francia: «Como tradición y como manifestación cultural de gran relieve en nuestro pueblo», ha añadido. El homenaje ha consistido en una mesa redonda, moderada por el director de Tendido Cero, de Televisión Española, Federico Arnás, y en ella han participado, además del propio homenajeado, los también periodistas Paco March y Gonzalo Bienvenida, así como Jesús Fernández y George Marsillac, presidente y vicepresidente, respectivamente, de la Unión de Abonados y Aficionados Taurinos de Madrid.

Todos ellos han repasado los más de 30 paseíllos que ha realizado el diestro de Arles en Las Ventas, sus tres puertas grandes y, en conjunto, lo que representa como icono cultural del pueblo francés. «Esto más que un homenaje es un reconocimiento de la afición de Madrid hacia una figura del toreo que se aleja de los ruedos con más de 700 corridas estoqueadas y con una hoja de servicios envidiable», ha reconocido Jesús Fernández, presidente de la Unión de Abonados, para subrayar a continuación la faceta empresarial de Juan Bautista. «Ha colocado a la plaza de Arles en la vanguardia y en la primera fila de los grandes escenarios del mundo», ha remarcado Fernández.

Bautista ha tenido palabras de agradecimiento para los organizadores del acto y ha dedicado el reconocimiento a su padre: «La persona a la que debo todo lo que soy, que es mi padre. A él le hubiera gustado estar hoy aquí». Torero dinástico (es hijo del que fuera rejoneador y empresario Luc Jalabert), de tintes clásicos, mucho temple, personalidad y gusto en la interpretación, y uno de los más importantes que ha dado Francia. Precisamente en Madrid, la plaza que ahora le homenajea, fue donde relanzó su carrera, con tres puertas grandes. La primera de novillero, en la tarde de su presentación en Las Ventas, el 3 de junio de 1999; otra, ya de matador, el 6 de octubre de 2007 cuando desorejó al toro «Cantinillo» del Puerto de San Lorenzo, en una de sus faenas más importantes de su carrera, y una tercera el 5 de junio de 2010. Después de anunciar su retirada de los ruedos, su vinculación con el mundo del toro se mantiene gracias a su labor de empresario de la plaza de toros de su Arles natal, donde se vestirá por última vez de luces en la corrida goyesca del próximo 7 de septiembre para conmemorar sus 20 años de alternativa. Además, hace pocos días ha anunciado también su incursión en el mundo del apoderamiento para dirigir la carrera del jovencísimo novillero salmantino Marco Pérez, de 12 años, un niño prodigio al que ayudará a crecer y a prepararse para lo que el aficionado espera sea una de las promesas más esperanzadoras del toreo del futuro.