Los pamploneses honran a San Fermín en el día grande de las fiestas

Los toros de Alcurrucén han protagonizado el primer encierro de los sanfermines 2013 que ha resultado largo y peligroso

Los pamploneses han honrado a San Fermín en el día grande de las fiestas, en el que los toros de Alcurrucén han protagonizado el primer encierro de los sanfermines 2013 que ha resultado largo y peligroso por la carrera en solitario que ha realizado uno de los astados desde la mitad del recorrido.

Más de cuatro minutos ha durado este primer encierro, en el que ningún corredor ha resultado corneado y en el que la emoción la ha puesto un toro colorado, de nombre "Deseadito", que tras quedar descolgado de sus hermanos ha llegado a pararse en el tramo del callejón donde se agolpaba una multitud de personas contra el vallado, pero sin arremeter contra ellas.

La coincidencia del primer encierro de los sanfermines con el domingo ha hecho que miles de personas se hayan congregado en el recorrido, lo que ha aumentado la peligrosidad en algunos tramos, como el del callejón, en el que los corredores no podían ni tan siquiera acceder al vallado.

A consecuencia de la carrera en los puestos instalados por Cruz Roja han sido atendidas dieciséis personas, de las que cuatro han sido trasladadas a centros hospitalarios, tres hombres y una mujer.

De ellos tan solo ha quedado ingresado el pamplonés E.S.M., de 36 años, quien ha sufrido una fractura desplazada de cúbito y radio en la cuesta de Santo Domingo.

Han recibido el alta el australiano J.C., de 24 años, quien presentaba un traumatismo craneoencefálico de carácter leve; J.B., del Reino Unido, de 44 años, también con un traumatismo en la rodilla leve, y la estadounidense C.S., de 26 años, que ha sufrido un traumatismo maxilar leve.

Los astados serán lidiados por la tarde en el coso pamplonés por los diestros Antonio Ferrera, Antonio Nazaré y Alberto López Simón. En ese mismo escenario por la mañana se ha celebrado el desafío de ganaderías de casta navarra y el tradicional concurso de anillas de San Fermín.

Horas después del encierro, miles de personas han vuelto a congregarse en las calles en este caso para asistir a la tradicional procesión en honor a San Fermín.

En una jornada calurosa, en la que se espera que los termómetros alcancen los 30 grados, los pamploneses han sido fieles a la costumbre y en el día San Fermín han honrado al santo en un acto multitudinario al que no ha faltado la corporación municipal, el arzobispo y el cabildo catedralicio, la banda de música La Pamplonesa y la comparsa de gigantes y cabezudos.

Representantes de las peñas, de los gremios históricos y otros estamentos pamploneses participan en este acto en el que también toman parte los txistularis, gaiteros, maceros y libreas.

En su marcha de hora y media por el casco viejo, San Fermín ha recibido fervorosos aplausos, además de los rezos y cánticos de los pamploneses.

A continuación en una iglesia de San Lorenzo abarrotada, el arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez, en su homilía ha instado a mantener las tradiciones con "autenticidad evangélica y con profundidad de fe", tras recordar el sentido y el origen de las fiestas de San Fermín que nacen del culto al patrón de Pamplona y advertir del "sucedáneo adulterado"en el que pueden llegar a convertirse.

La fiesta continuará por la tarde y la noche con conciertos en diferentes escenarios de la ciudad y así en la plaza de los Fueros se podrá escuchar a La Pegatina y Dj Alen Ayerdi (Marea), en la plaza del Castillo a El Consorcio y en la plaza de los Burgos actuará de Broken Brothers Brass Band y Sarasate All Stars.

Las verbenas y la música en euskera figuran también en la oferta musical programada por el Ayuntamiento de Pamplona para este día, que se completa con las actuaciones de las charangas de las peñas que a lo largo de todo el día y de forma incesante llevan el ambiente y la fiesta a diferentes puntos de la capital.

La segunda colección del Concurso Internacional Sanfermines 2013 a cargo de la pirotecnia austríaca Mc Pyro Klangfeuerwerkskunst iluminará por la noche el cielo pamplonés.