Ricardo Gallardo achaca a un cambio en los piensos los problemas hepáticos aparecidos en sus toros

"El nuevo corrector de pienso que empleábamos tenía hasta un 33 por ciento de maíz, cuando lo normal es que no supere el 8"

El ganadero Ricardo Gallardo junto al veterinario Francisco Lira
El ganadero Ricardo Gallardo junto al veterinario Francisco Lira

Un problema en la alimentación del ganado podría haber provocado los problemas hepáticos que despertaron la alarma en la divisa gaditana de Fuente Ymbro, según explicó este mediodía el propietario de este hierro, Ricardo Gallardo, que ha comparecido en Sevilla para dar argumentos a la preocupación que la lidia de sus toros había generado en las últimas fechas.

Según el ganadero, «no era normal que los toros saliesen prácticamente sin vida a la plaza, que al menor esfuerzo se quedaran sin fuerza». Todo ello, a partir de la corrida lidiada el pasado 10 de agosto en la plaza de toros de Bayona (Francia), encerrona de Iván Fandiño, cuando hasta esa fecha estaban dando un juego excelente y creando espectáculo sin problemas en la lidia que le daban los toreros.

«La temporada iba bien, con normalidad, pero a partir de Bayona, el comportamiento de los toros cambió notoriamente, por lo que había que analizar qué podía haber sucedido desde el 17 de julio al 10 de agosto, fecha en la que la ganadería pegó un giro muy negativo de fuerza y actitud», contextualizó.

Ante esta nueva realidad, el criador decidió estudiar el cambio de sus toros y buscar soluciones. Para ello, puso la ganadería en manos del veterinario de la finca, Francisco Lira. Tras distintos análisis, llegó a la conclusión de que la causa de esta alarma podría estar en un cambio de alimentación que habían experimentado en la finca al cambiar la empresa suministradora del pienso.

Para Ricardo Gallardo, la conclusión es clara: «Todos los problemas se debían a que el nuevo corrector del pienso no tenía la fortaleza suficiente, era más barato que el anterior y para ello subía el porcentaje de maíz, incluso hasta en un 33 por ciento, cuando lo normal es un 8 por ciento, además en este pienso apenas había algo tan importante como las habas».

De este modo, el ganadero entonó con sinceridad el mea culpa que él entendía tener en este problema. «Quizás lo de menos sea buscar el culpable, pero me siento responsable por no haber estado más pendiente del pienso y sus componentes, del sistema de alimentación y haberle dedicado más tiempo al factor sanitario».

Asimismo, Gallardo reconoció haberlo pasado «muy mal», pero aseguró estar «convencido de que el problema ya está corregido». «Hemos adaptado la alimentación al esfuerzo que los toros tienen que desarrollar en la plaza y confío en las corridas que todavía restan por embarcarse esta temporada».

El propietario de Fuente Ymbro, tras el juego decepcionante de los toros, sobre todo, en Málaga y Ciudad Real, pensó en «no embarcar las siguientes corridas», pero «era complicado teniendo en cuenta que eran encierros dentro de un abono de feria y, ante la duda, no quisimos perjudicar a las empresas». «Estoy más que convencido de que el problema está solucionado».

Tanto es así que Fuente Ymbro lidiará el próximo viernes en la plaza de toros de Utrera con motivo de las fiestas por la Virgen de la Consolación. Además, aún le restan corridas en Utiel, Nimes (Francia) y Murcia, así como novilladas en Villaseca de la Sagra (Toledo), de nuevo Utiel y Algemesí (Valencia).