¿Presentadoras mayores de 40? No, gracias

Cinco periodistas denuncian a una cadena de Nueva York por discriminación de edad

Roma Torre, una de las afectadas
Roma Torre, una de las afectadas

Salvo grandes figuras de la televisión –como la omnipresente Oprah Winfrey, Martha Stewart y Ellen DeGerenes–, en las cadenas estadounidenses, al igual que ocurre en muchos países, las periodistas y presentadoras de televisión son invisibles cuando alcanzan una determinada edad. Hasta ahora las quejas eran en «petit comité». Sin embargo, cinco periodistas han denunciado a la cadena local de Nueva York (VY1) por discriminación de edad y sexo. Las demandantes, entre 40 y 61 años, estiman que «han sido marginadas de manera flagrante», por Charter Communications, el operador por cable que se hizo con este medio de comunicación en 2016. Desde ese momento su presencia se redujo en pantalla en favor de hombres «con menos experiencia» y mujeres más jóvenes. En concreto, según afirman, «nuestra presencia en los directos fue notablemente reducida y nos apartaron de los reportajes y coberturas que tenían más audiencia». Todas se quejaron a la dirección y al departamento de personal y tuvieron como respuesta el silencio. «Nos ignoraron y, como represalia, aumentaron las discriminaciones».

Están en plantilla desde hace décadas. Una de ellas, Roma Torre, a sus 61 años, fue fichada cuando comenzaron las emisiones y ha ganado un Emmy.

En un comunicado afirmaron que «las mujeres en los medios de comunicación deben ser celebradas por la diversidad de experiencia y sabiduría. Deberíamos superar aquellos días en los que las mujeres de cierta edad se consideraban prescindibles. Llamamos a todas las redacciones del país para que se vean en nuestro espejo». En marzo, «The New York Times» publicó una columna de opinión, firmada por Steve Cavendish, en la que hablaban de un nuevo movimiento, #SeeHer, para que no ocurran estos casos y se ponía como ejemplo a Karen Fuller, una presentadora de 47 años, que fue despedida y reemplaza por una de 42.