Ocio

Entre ellos está “La voz”

María Espinosa, Ángel Cortés, Andrés Martín y Javi Moya darán el do de pecho para convertise el miércoles en el ganador del «talent»

De izda a dcha., Ángel Cortés, María Espinosa, Andrés Martín y Javi Moya
De izda a dcha., Ángel Cortés, María Espinosa, Andrés Martín y Javi Moya

María Espinosa, Ángel Cortés, Andrés Martín y Javi Moya darán el do de pecho para convertise el miércoles en el ganador del «talent».

Están en una nube pero con los pies en el suelo. Ninguno de ellos se ve como ganador de «La voz», pero uno lo será el miércoles a pesar de su perplejidad. Para María Espinosa, del equipo de Luis Fonsi, ya estar en el «talent» era un golpe de suerte, tras un año profesional «bastante chungo en el que apenas me salían galas». Ángel Cortés, que tiene como «coach» a Paulina Rubio, venía de actuar en alguna cadena local y llegó hasta aquí gracias a que le animó su familia a presentarse. A Javi Moya, al que tutela Antonio Orozco, le debe esta oportunidad a una ocurrencia de una amiga que le grabó en la escalera de su casa mientras cantaba. Luego fue superando el proceso de selección. En el caso de Andrés Martín, elegido por Pablo López, fue su hermana la que le grabó y le presentó al casting sin su consentimiento: «Me pareció una gran locura, aunque se lo agradezco porque yo no lo hubiese hecho por miedo y vergüenza». Eso ya forma parte del pasado, ahora se van a batir en duelo con la confianza de que son voces muy diferentes. Aún en estado de «shock», Cortés no puede menos que agradecer el apoyo del público. El tenor de la edición ha sido salvado por la audiencia en dos ocasiones. «¿Qué quiere que le diga? No sé cómo darles las gracias por cambiar el marcador y llevarle la contraria a Paulina Rubio. Han reforzado mi autoestima, me da más energía», comenta. Y es que la confianza en uno mismo no es fácil de lograr. Martín siempre se veía fuera: «Me ha costado asimilarlo, cuando pronunciaron mi nombre el pasado miércoles no me lo creía. Pensé que alguien me iba a pellizcar y despertar de un sueño, nunca piensas que vas a vivir una situación así».

Euforia contenida

Todos contienen la euforia porque son conscientes de que les quedan días de trabajo por delante y la máxima exigencia de sus «coaches». Aunque no ha visto mucho a Luis Fonsi, «porque tenía compromisos internacionales», Espinosa destaca de él «la humildad a pesar de ser una estrella. Durante los ensayos se mostraba muy cercano y lo único que me pedía era que disfrutase». Por extraño que parezca, Martín no conocía mucho a Pablo López, aunque después dio unas clases aceleradas: «Descubrí que su amor por la música es verdadero». Ya están ensayando el tema con el que se juegan todo. Por supuesto no desvelan ni su título ni el cantante que lo interpreta. Hay que mantener la expectación. Cortés, que se ha especializado en la lírica, solo dice que es un tema bonito del que hará una versión especial. Espinosa anticipa: «Es una canción que todo el mundo conoce y se adapta a mi estilo». Martín, mucho más escueto dice que será «como todas las que he interpretado, una locura de amor», y Moya hace toda una declaración de intenciones: «Quiero terminar como empecé, a solas, solo acompañado por una guitarra». Los cuatro comparten que este programa les ha cambiado la vida, ganen o no ganen ya son conocidos por el público. Otra cosa es que logren lo que más ambicionan: tener una carrera propia y grabar un disco. Sin embargo, por lo pronto se quedan con la sensación de haber participado en un concierto semanal que ha sido visto por millones de personas.