La galería de los horrores

«Cuando tuve a mis hijos», la historia de un joven que acabó con la vida de su hermana pequeña

Movistar Xtra ofrece una programación especial del género «true crime», una serie de documentales basados en historias de crímenes reales.

Aunque pocos lo reconozcan, por el afán de sentirse superiores y no sucumbir a pequeñas dosis de morbo, pocas noticias provocan tanto interés entre los ciudadanos como la crónica de sucesos. La industria audiovisual estadounidense, con ese instinto nato del espectáculo sin que sea necesario cargarse por el camino los mínimos estándares de calidad, ha encontrado en los últimos años un nuevo filón en el «true crime», que explora crímenes que, previamente, se convirtieron en mediáticos instantáneamente. La bonanza del género ­–que en España se está explorando tímidamente con títulos como «El caso Asunta» o «Yo fui un asesino: el crimen de la catana»– propicia que, a partir de hoy, Movistar Xtra ofrezca una programación especial con la emisión de seis documentales, uno de ellos de estreno, «Santoalla», que se emitirá el jueves.

Semana criminal

Hoy está reservado a «The Promise» (23:15 horas), que aborda un truculento caso de asesinato que cuenta con el añadido de que el juicio a los presuntos culpables fue el primero que se retransmitió en televisión. En 1984, el alemán Jens Soering estudiaba en la universidad de Virginia con una beca para superdotados. Allí conoció y se enamoró de Elisabeth Haysom, una joven tan inteligente como él, pero con carencias emocionales que desembocaron en una adicción a la heroína y el LSD. Se enamoraron y ella le inoculó una aversión brutal hacia sus padres. En 1985 Dereck y Nancy Haysom aparecieron asesinados y Soering asumió la culpa para protegerla, cuando fue ella la que los mató. La chica pactó con el fiscal testificar contra su entonces novio. Cuando él lo descubrió dijo que no participó en el crimen. El resultado no pudo ser más devastador: Elizabeth fue condenada a 90 años de cárcel por cómplice y su «Romeo» a dos cadenas perpetuas. Solo había una prueba contra él, una huella de sangre en un calcetín. Sigue en prisión.

Mañana se emite «La familia, el legado siniestro de una secta» (20:15 horas) que también tiene como protagonista a una mujer, Anne Hamilton-Bryne, una persona muy poco recomendable ya que creía que era la reencarnación de Jesucristo. Junto a su esposo creó un retiro en Melbourne (Australia). Las lagunas en los procesos de adopción propiciaron que se hiciese con 28 niños. Su paranoia apocalíptica le llevó a teñirles de rubio platino y vestirles igual. La Policía rescató a los menores en 1987, aunque sufrieron serios problemas psicológicos a causa de vivir en un entorno en el que no tenían relaciones con nadie y padecer la reacción de la sociedad australiana, que los estigmatizó de por vida.

El jueves, a las 23:30 horas, se emitirá «Santoalla», de Andrew Becker y Daniel Mehrer, sobre el asesinato del holandés Martin Verfondern en Petín (Orense). El hombre llegó allí junto a su esposa Margo Pool. Perseguían el sueño de cualquier urbanita quemado por el estrés: vivir en el campo en un entorno idílico. Pero lo que imaginaban distó mucho de la realidad. Se instalaron en Santoalla y empezaron a tener problemas con la única familia de la aldea por un conflicto con las tierras que tenían que compartir. Martin empezó a grabar todo lo que le estaba sucediendo. Cuatro años después, la Guardia Civil encontró su vehículo calcinado y sus restos.

Relación enfermiza

«Cuando tuve a mis hijos», el documental quizá más perturbador, se emite el viernes. En el origen de esta producción, dirigida por Carlye Rubin y Katie Green, estaba un hombre de 40 años que cumplía condena por asesinar a su hermana cuando tenía trece años. La producción se articula a través de tres personas: la abuela, las declaraciones minuciosas del asesino y los argumentos que da para justificar el crimen y el testimonio de su madre, Charity, que tuvo que lidiar con el duelo de perder a su bebé y cómo gestionar la relación con el hijo que ha perpetrado el crimen. A través de sus declaraciones se revela una relación intergeneracional enfermiza, ya que la matriarca había manipulado y chantajeado emocionalmente a su hija y ésta se lo transmitió a su vástago.

La semana culmina con «Muerte en León» (sábado, a las 15:00) sobre el asesinato de Isabel Carrasco, que fue disparada por Montserrat, en el que actuó como cómplice la policía local Raquel Gago. El domingo habrá un maratón de «OJ: Made in America», que en 2016 recibió el Oscar al mejor documental. La caída de un ídolo en Estados Unidos como O. J. Simpson, jugador de fútbol americano, a causa del asesinato de su ex mujer, Nicole Brown y su amigo Ronald Goldan, se convirtió en la noticia del año. El caso radiografía a un país en el que el racismo sigue siendo un problema de primer orden, que está obsesionado con el éxito concibe los juicios como un espectáculo.