Un detective suspendido en el tiempo

«Cormoran Strike», recién estrenada por HBO España, se inspira en la serie literaria escrita –con seudónimo– por la autora británica J. K. Rowling

El actor inglés Tom Burke, protagonista, se dio a conocer en la miniserie «Casanova», y Holliday Grainger, en la serie «The Borgias»
El actor inglés Tom Burke, protagonista, se dio a conocer en la miniserie «Casanova», y Holliday Grainger, en la serie «The Borgias»

«Cormoran Strike», recién estrenada por HBO España, se inspira en la serie literaria escrita –con seudónimo– por la autora británica J. K. Rowling.

Toda ficción detectivesca que se precie debe tener en su centro a un protagonista de nombre excéntrico. Sherlock Holmes. Hércules Poirot. Veronica Mars. Charlie Chan. Petra Delicado. ¿Quién se llama así? Incluso los llamados de forma relativamente más convencional, como Mike Hammer o Sam Spade, parecen haber sido bautizados durante un curso de escritura creativa. Y en ese sentido está claro que «Cormoran Strike», creación del novelista de suspense Robert Galbraith –que a su vez es creación de la mismísima JK Rowling— se lleva la palma como el más fabulosamente inverosímil de los apelativos. Cormoran alude a un gigante mítico perteneciente al folclore córnico. Strike, entre muchas otras cosas, significa atacar. Es un nombre imposible, sí, pero indudablemente apropiado para alguien que se gana la vida tratando de averiguar de qué dirección proceden los golpes.

Desde el primero de los siete episodios que componen la versión televisiva estrenada hace un par de días por HBO España –tres de ellos adaptan el primer libro de Galbraith, dos el segundo y dos más el tercero—, se nos ofrecen el tipo de cosas que uno espera de las historias de detectives: mujeres jóvenes y hermosas son asesinadas, conspiraciones en la sombra son urdidas y, mientras tanto, un sabueso desastrado y de «psique» tan sinuosa como una carretera siciliana recibirá la tarea de llegar hasta el fondo del asunto. ¿Quién es exactamente Cormoran Strike? Un tipo brusco pero simpático, de rostro naturalmente lúgubre pero que en el momento adecuado logra transmitir una magnética calidez.

Pierna protésica

Hijo ilegítimo de una famosa estrella de rock, veterano de guerra lastrado por una pierna protésica, es un tipo proclive a tomar unos cuantos tragos de más y a acumular montones de deudas. Cuando la serie nos lo presenta, acaba de separarse de su novia de la alta sociedad y vive en permanente estado de desaliño, en una oficina del Soho londinense que tiene roña por todas partes y nada más que leche rancia en la nevera, y de la que, si aún estuviéramos en el siglo XX, podría decirse que es el tipo de lugar que necesita un toque femenino. Y eso es precisamente lo que el lugar recibe con la entrada en escena de Robin Ellacott (Holliday Grainger), que llega a la oficina en calidad de secretaria pero que nada más pasar por la puerta se pone a limpiar –es poco probable que veamos a Rowling ejerciendo de portavoz del #MeToo–.

El trabajo de Strike siempre ha consistido en poco más que perseguir a esposas adúlteras, pero el caso que recibe al principio de la serie son palabras mayores: la misteriosa muerte de una supermodelo. Su cuerpo ha aparecido aplastado contra pavimento. ¿Saltó de forma intencionada del balcón de su ático, o fue empujada contra su voluntad? La joven, Lula Landry salía con una estrella del pop, y tenía entre sus fans a un rapero de fama mundial, y era vecina de un todopoderoso productor de cine. Mientras nos descubre todo eso y nos adentra en el mundo de la moda y la celebridad, «Cormoran Strike» establece la dinámica personal entre el detective y su asistente. Puestos a definirla de la forma más clara posible, podríamos decir que es como una versión alternativa de la relación entre Harry Potter y Hermione en la que él bebe como un cosaco y tiene evidente sobrepeso y una pierna menos y cierta obsesión por el sexo. ¿Qué sentido tiene un sabueso de la vieja escuela como Strike en pleno siglo XXI, cuando todo cuanto cualquier hijo de vecino necesita para convertirse en investigador es una buena conexión a internet? La cuestión resume el difícil equilibrio que la serie mantiene entre sus pretensiones de autenticidad y los requisitos del género.

El relato de Rowling aborda temas relevantes como el sexo, el racismo y los conflictos de clase, pero a pesar de ello funciona primordialmente a modo de fantasía. El personaje titular quedó tullido en la guerra de Afganistán pero sus maneras están tan agresivamente pasadas de moda como las palabras que salen de su boca. Por lo que respecta a la versión de Londres que atraviesa durante sus pesquisas, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia: es una ciudad amenazante, llena de cafés grasientos y bares cuyos parroquianos están en permanente penumbra, y el tipo de restaurantes en los que sujetos de mala vida tienen una mesa siempre reservada.