Una digna sucesora de «Sexo en Nueva York»

Amazon Prime Video estrena «The Bold Type», una producción que se centra en tres jóvenes que intentan abrirse camino en una revista de moda femenina.

Sutton (Meghann Fahy), Jane (Katie Stevens) y Kat (Aisha Dee), protagonistas de «The Bold Type»
Sutton (Meghann Fahy), Jane (Katie Stevens) y Kat (Aisha Dee), protagonistas de «The Bold Type»

Amazon Prime Video estrena «The Bold Type», una producción que se centra en tres jóvenes que intentan abrirse camino en una revista de moda femenina.

De vez en cuando, los seguidores de la ficción televisiva ante la necesidad, aún no asumida, de oxigenarse necesitan ver series que rozan la banalidad. La autoestima hiperhormonada de muchos seriéfilos les lleva a un proceso de autocensura ante determinadas series. Sus prejuicios provocan que las rechacen antes de verlas. Es una lástima, porque algunos títulos menores tienen algo que provoca una adicción. Se las odia en la mismas proporción que enganchan. Puede suceder con «The Bold Type», que Amazon Prime Video estrena el viernes. La ficción está inspirada en la vida de Joanna Coles, una señora importante –aunque no tan influyente como Anna Wintour– que es la actual jefe de contenidos del grupo Hearst Magazines y productora ejecutiva de la serie. En ella, ejerce de directora de una revista ficticia llamada «Scarlet». Sin embargo, en «The Bold Type» no se hace un autohomenaje. Lo que se pretende contar es cómo las pasan canutas tres veinteañeras que están iniciando sus carreras. Inmediatamente viene a la cabeza la sobrevalorada «Girls» de Lena Dunham. Es un espejismo, porque no es tan intensa y pretenciosa.

De Prada

De hecho, «The Bold Type» tiene más puntos en común aunque sea de forma epidérmica con «El diablo viste de Prada» (2006) y, por momentos, parece una copia de «Sexo en Nueva York», solo que sus protagonistas tienen 15 años menos. Jane (Katie Stevens) es, casualidades de la vida, una Carrie Bradshaw en ciernes, ya que después de cuatro años comiéndose marrones, la suben de categoría y pasa a ser periodista. Kat (Aisha Dee) es nombrada directora de las redes sociales y Sutton (Meghann Fahy), se ha quedado en punto muerto como asistente de una jefa protectora. Mientras su carrera profesional va más o menos bien, su vida personal es lo que se espera: una puerta giratoria de ligues que vienen y van porque, aunque sean muy modernas, no se deciden por ninguno de ellos a la espera de su príncipe azul, y preocupaciones varias sobre su identidad. Pero, sobre todo, y de nuevo hay que nombrar «Sexo en Nueva York», es una historia sobre la amistad femenina. «The Bold Type» es entretenida cuando menos en serio se toma a sí misma y deja de serlo cuando pretende, sin conseguirlo, ponerse trascendente. La comedia funciona mejor que el drama, quizá porque está forzado. Y lo peor es cuando elige una vía reivindicativa. Entra de una manera alborotada y poco convincente en la misoginia en el trabajo o el acoso cibernético. Nadie duda de que son temas actuales con los que se sentirán identificados los más jóvenes, pero quedan desdibujados por querer ofrecer una visión más fresca que deja a la audiencia congelada ante las prisas por quitarse de encima estos temas farragosos tirando de tópicos. Lo que convence y gusta, es que de nuevo la moda y el «glamour» entran en escena. «The Bold Type» es un «fast food» seriéfilo que sacia, aunque puede que no sea conveniente para la salud.