Crean un producto para carreteras que reduce la contaminación del aire

La colaboración universidad-empresa ha permitido desarrollar un nuevo producto que, aplicado sobre las capas de rodadura del pavimento de las carreteras, permite reducir la contaminación del aire ya que ayuda a disminuir la concentración de óxidos de nitrógeno (NOx).

BITUMENOx es fruto de la cooperación entre investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y las empresas Serrano Aznar Obras Públicas SL y Talent Ingeniería Instalaciones y Servicios SL.

Según ha explicado a EFE Julia Real, investigadora del Instituto de Transporte y Territorio de la UPV, el nuevo producto toma como base o principio activo el OFFNOx, producto desarrollado y patentado por la multinacional FMC.

El OFFNOx, según Real, es una solución que, además del fotocatalizador dióxido de titanio (TiO2), dispone de unas sustancias, llamadas de forma genérica "promotores", que optimizan y prolongan la actividad purificadora del aire aprovechando propiedades características de esos aditivos.

"Estos componentes no tienen actividad fotocatalítica propia pero sí absorben los productos de la reacción y, debido a su poder autorregenerante, evitan la desactivación del mismo", apunta la investigadora.

Para el desarrollo del BITUMENOx, los investigadores analizaron multitud de materiales con el objetivo de asegurar la adhesión a corto, medio y largo plazo de ese producto en la capa de rodadura para diferentes tipologías de tráfico.

También intentaron no afectar las condiciones de servicio de los pavimentos en los que sea colocado, no alterar los componentes que constituyen las mezclas bituminosas y, sobre todo, conseguir una máxima reducción de óxidos de nitrógeno del ambiente.

Hasta el momento, el nuevo producto se ha evaluado en laboratorio con unos resultados muy positivos y las primeras pruebas en carretera se están llevando a cabo en la localidad alicantina de Sant Vicent del Raspeig.

En las vías de este municipio alicantino se llevarán a cabo durante las próximas semanas ensayos periódicos para contrastar la capacidad absorbente del producto y su durabilidad.

"Las pruebas desarrolladas en los laboratorios fueron muy satisfactorias, pero es cierto que sus condiciones ambientales son muy diferentes a las que encontramos en la calle", ha señalado Julia Real.

Según la investigadora, estas condiciones juegan un papel fundamental en la eficiencia del producto y son muy variables incluso en un mismo punto geográfico.

De ahí que el siguiente paso en la investigación fuera instalar el producto en un tramo viario real y analizar su eficiencia y comportamiento.

El proyecto ha sido cofinanciado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), órgano adscrito al Ministerio de Economía y de Competitividad.